Ruina total. Esa es la realidad de los productores de mango esta campaña, que están viendo cómo pierden rentabilidad en sus explotaciones por la falta de un precio justo en origen. La sequía perjudica a todos los cultivos, pero se nota especialmente en los mangos, puesto que la falta de lluvia está haciendo que, esta campaña, los frutos tengan un calibre menor del esperado. «Y ahí está el abuso hacia los agricultores, ya que al cobrar según calibre, el precio que perciben en origen oscila entre los 0,25 y 1 euro, cantidades que, en absoluto, cubren los costes de producción«, según denuncia UPA Málaga.

Su secretario general, Francisco Moscoso, denuncia los “precios irrisorios” que cobran los agricultores por los mangos. “Es vergonzoso que por un gramo de diferencia le quiten al agricultor 50 céntimos de golpe. A partir de 300 gramos se considera que el mango tiene un calibre bueno. Por debajo abusan y se aprovechan para pagar la mitad y hasta la tercera parte. Y no se dan cuenta que la calidad es la misma y eso es por lo que tendrían que pagar”, critica Francisco Moscoso.

“SI EL CALIBRE ES MENOR DE 200 GRAMOS NOS PAGAN A 0,25 EUROS EL KILO Y SI VA DE 200 A 350 NOS DAN 0,50. A PARTIR DE 300 GRAMOS PAGAN 1 EURO”

UPA Málaga lamenta que la falta de lluvias hace que el calibre del fruto sea menor, pero no así su calidad. “La misma calidad da un mango de 200 gramos que de 300 o 400 gramos. El consumidor compra un producto de excelencia. Este año, la falta de precipitaciones está haciendo que los calibres sean menores y que no se superen en muchos casos los 350 gramos, a partir de los que, según quienes nos compran los mangos, tienen mejor pinta para vender. Y no se dan cuenta que los mangos con menor calibre también están ricos. Ahí está el abuso, porque se aprovechan de las circunstancias para pagar menos al productor y tener una excusa para importar mangos de otros países mucho más baratos que luego venden más caros y sacan un mayor beneficio mientras que a nuestros agricultores los llevan a la ruina”, critica Francisco Moscoso.

El secretario general de UPA Málaga insiste en esta apreciación: “El problema es que están acostumbrando al consumidor a un fruto grande, con calibre, brilloso, brillante, y así pueden subir los precios y cobrar mucho más de dos euros el kilo en el lineal mientras que a los productores de mango nos arruinan. Y no se dan cuenta, insisto, de que tiene la misma calidad un mango más pequeño que uno grande. El problema este año es que no hay agua y por eso los mangos son más pequeños. Pero eso no justifica un abuso como el que estamos sufriendo. Si el calibre es menor de 200 gramos nos pagan a 0,25 euros el kilo y si va de 200 a 350 nos dan 0,50 euros. A partir de 300 gramos pagan 1 euro. Esto son precios injustos, que no tienen justificación alguna salvo la especulación y que, como pasa siempre, unos pocos se quieran enriquecer a costa de los agricultores”, protesta Francisco Moscoso.

Por ese motivo, el secretario general de UPA Málaga vuelve a reclamar la aplicación “real y urgente” de la Ley de la Cadena Alimentaria. “Solo con la puesta en marcha, de verdad, de la legislación que existe podremos solucionar este grave problema de abusos en los precios en origen. Tenemos que garantizar un precio digno por encima de los costes de producción porque, de lo contrario, los agricultores no veremos obligados a dejar de plantar mangos y entonces los consumidores se encontrarán con productos extranjeros, procedentes de terceros países, con menos calidad y a un precio muy por encima del razonable. Y nosotros veremos cómo se pierde el medio rural y nuestros pueblos se van despoblando poco a poco porque nos veremos obligados a cerrar las explotaciones”, concluye Francisco Moscoso.