PP, PSOE y Ciudadanos han pedido al Gobierno central que estudie redotar la cabecera del Tajo para paliar el déficit hídrico de la cuenca del Segura, y que esa decisión, que pasa por las conexiones con el Duero o el Tajo Medio, se enmarque en el Pacto Nacional del Agua.

El defensor de la moción, el popular Jesús Cano, ha considerado que esta idea es la «solución definitiva y más estable» para paliar el déficit hídrico que padece la cuenca del Segura y hacer frente a la «maltrecha» situación de los embalses de Entrepeñas y Buendía, cuyas reservas no son capaces de satisfacer los volúmenes previstos cuando se ideó el trasvase Tajo-Segura.

Cano ha recordado que el SCRATS está realizando un estudio para ver cuales son las opciones más viables desde el punto de vista hidrológico, económico, respetuosas con el medio ambiente y «con la menor contestación social».

El diputado autonómico popular ha expuesto que para hacer frente a demandas de los regantes necesario obtener, al menos, como mínimo, 250 hectómetros cúbicos anuales, que se sumarían a los 220 hectómetros cúbicos que todos los años recibe el Trasvase Tajo-Segura.

Desde la bancada socialista, el diputado Jesús Navarro ha apoyado la moción pero, al igual que el portavoz de Ciudadanos, Miguel Sánchez, ha defendido que estas iniciativas deben ser reivindicadas ante el Gobierno central, porque, de lo contrario, no tendrán efectividad.

Por su parte, la diputada de Podemos María Giménez ha justificado la abstención de su grupo porque, en su opinión, hay alternativas a la redotación de la cabecera del Tajo, como optimizar recursos y evaluar el regadío ilegal existente en la cuenca del Segura.

Finalmente, también ha salido adelante con el voto a favor de toda la Cámara la moción de Podemos en la que pide al Ejecutivo autonómico que evalúe a la mayor brevedad el impacto del cambio climático en la Región y elabore un plan de adaptación y otro de mitigación de este fenómeno.