Casualidades de la vida. Mientras que en Londres se producía un atentado terrorista en las inmediaciones del parlamento británico con varios muertos y decenas de herido, entre ellos algunos turistas, los senadores del PP de la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación mantenían una reunión para estudiar la posibilidad de elaborar una normativa comunitaria para buscar una protección a la cadena agroalimentaria de ataques intencionados o terroristas.

En un comunicado, el Grupo Popular en el Senado ha informado de que a la reunión han asistido la europarlamentaria del GPP, Esther Herranz y miembros de la plataforma Food Defense Soluciones.

El portavoz del PP en la citada Comisión del Senado, Diego Sánchez Duque, ha señalado que el objetivo es actualizar el reglamento sobre la exigencia a las exportaciones de alimentos a la altura de EE.UU.

Se aboga porque Europa ponga en marcha de manera coordinada una normativa «para garantizar la seguridad de todos».

Así, ha recordado que tras el atentado del 11 de septiembre en Nueva York, «surgieron preocupaciones por la posibilidad de introducir intencionadamente agentes biológicos, químicos o radiológicos en la cadena alimentaria».

Fue cuando Estados Unidos aprobó la Ley de Bioterrorismo para mejorar la habilidad de prevención y respuesta en este país ante un ataque terrorista con agentes biológicos.

En esta línea, el portavoz del PP ha recalcado que «el nuevo reto de la industria alimentaria, sin duda, es la defensa ante los ataques intencionados».

Por ello, ha valorado que ya haya empresas del sector con planes de prevención específicos para la defensa ante este tipo de ataques.

Por su parte, el portavoz de Pesca del PP en el Senado, Miguel Fidalgo, ha explicado que «los planes conocidos como ‘Food Defense’ -Planes de defensa de alimentos-, son un concepto importado de EE.UU. y exigido en este país como requisito legal».

Por ello, ha abogado por que Europa ponga en marcha de manera coordinada una normativa de este tipo «para garantizar la seguridad de todos».