El Gobierno de Portugal ha aprobado este lunes 15 un paquete de 300 millones de euros con diferentes partidas para la agricultura, que según el Ejecutivo permitirá impulsar más de 600 millones en inversiones en el sector.

«Finalmente estamos entrando en un período de recuperación pospandemia y estos incentivos marcarán la diferencia. Son más de 300 millones de euros los que pondrá a disposición el Plan de Desarrollo Rural (PDR), lo que permitirá impulsar más de 600 millones en inversiones en el sector agrícola», ha dicho la ministra lusa de Agricultura, Maria do Céu Antunes, citada en un comunicado.

Los fondos de este paquete de 300 millones estarán distribuidos en 17 convocatorias que se lanzarán hasta finales del primer trimestre de 2022.

La primera se dará a conocer esta semana y está dirigida a «Inversiones en la Transformación y Comercialización de Productos Agrícolas» de todos los sectores, dotada con 40 millones de euros.

También destacan las medidas de apoyo a la inversión en exploración agrícola, con un presupuesto de 65 millones -de los que 5 son para el sector de la leche-, y las de mejora de la eficiencia del riesgo existente, con 70.

Para jóvenes agricultores se destinarán 55 millones, 25 para aquellos que lo hagan en territorios vulnerables al peligro de incendio.

Otras medidas, con menor presupuesto, son las destinadas a financiar acciones para concienciar y aconsejar a los consumidores y la población de territorios rurales (5 millones) y agrupaciones de productores multiproducto (1 millón).

El Plan de Desarrollo Rural permitió pagar cerca de 515 millones al sector en 2020 y ejecutó el 100% de la dotación que tenía atribuida en el Presupuesto de Estado.

Llama la atención esta cifra en comparación con España. El pasado año, nión de Uniones de Agricultores y Ganaderos revisó los datos sobre la ejecución de fondos europeos en relación al desarrollo rural en el conjunto de la UE y destacaba la escasa ejecución del presupuesto estatal en el periodo de programación 2014-2020, porque de los 12.244 millones de euros del Fondo Europeo de Desarrollo Rural (FEADER) asignados a España, quinto presupuesto a nivel UE, a penas se habían gastado, con datos hasta junio de 2020, un 51%, 6.240 millones.