Los Servicios Veterinarios Oficiales de Andalucía, por primera vez desde hacía cuatro años, han detectado circulación del serotipo 4 del virus de la enfermedad conocida como «lengua azul» en dos explotaciones ganaderas de la provincia de Huelva, concretamente una de caprino en El Granado y otra de bovino en El Rosal de la Frontera.

Con este son ya tres los casos de esta enfermedad registrados esta temporada en Andalucía, todos ellos en la provincia onubense, después del notificado en Almonte (Huelva) en noviembre, que fue del serotipo uno y era el primer foco detectado de esta tipología en España desde hacía cuatro años.

Sobre los últimos dos focos, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha informado de que fueron notificados ayer: el primero en un cabra centinela en El Granado, dentro del Programa Nacional de Vigilancia de la Lengua Azul implementado en España y el segundo, en una explotación de ovino en el municipio de Rosal de la Frontera, donde los ovinos que resultaron positivos habían presentado sintomatología compatible con la enfermedad previamente.

En ambos casos las explotaciones están localizadas a muy pocos kilómetros de la frontera con Portugal, cuyas autoridades han comunicado la sospecha de tres focos en el municipio de Serpa, que previsiblemente confirmarán en los próximos días.

Los animales en ambos casos han resultado positivos al serotipo 4 del virus de la «lengua azul» por PCR, habiendo sido confirmados los resultados por el Laboratorio Central de Veterinaria de Algete, laboratorio nacional de referencia para la enfermedad en España.

El municipio de Rosal de la Frontera se encuentra dentro de la comarca de Cortegana, que actualmente era zona libre de la enfermedad, si bien las autoridades veterinarias han ampliado la zona de restricción a la comarca de Cortegana y los siguientes municipios de la comarca de Jerez de los Caballeros en la provincia de Badajoz: Valencia de Mombuey, Oliva de la Frontera y Villanueva del Fresno.

Actualmente se están reforzado las medidas de prevención, vigilancia y control en la zona y se va a obligar a la vacunación frente al serotipo 4 del virus de la «lengua azul» para todos los animales mayores de 3 meses de edad de las especies ovina y bovina en las zonas que se encontraban libres de la enfermedad, ya que se trata de unos casos que no se daban desde hacía cuatro años.

También se han establecido restricciones a los movimientos de animales de especies sensibles a la enfermedad y se ha reforzado la vigilancia pasiva recordando la obligación de comunicación de cualquier sospecha, así como la desinsectación de las explotaciones.