La sequía no es un problema, es una auténtica crisis que necesita de medidas urgentes a corto plazo, pero sobre todo a medio y largo plazo. Y esas soluciones pasan por un Plan Nacional del Agua… que todos piden pero en el que ninguno está dispuesto a ceder. Y es que mientras España afronta una de las peores ausencia de agua de toda su historia la mita del país se está enfrentando entre sí para conseguir cada gota posible bajo un mismo principio: Buenas palabras pero primero soy yo y luego… ya veremos.

Y la primera papeleta la tiene la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que afronta su auténtico reto personal como responsable del Mapama para sacar adelante un Plan Nacional de Agua, aunque a diferencia de la última vez ya no tendrá una mayoría absoluta en el Congreso para que Rajoy pueda imponer sus criterios. Por eso ya ha abogado por dejar a un lado la «política fácil» en materia de agua, y centrarse en las soluciones, en los futuros debates para conseguir dicho Plan Nacional de Agua que no tiene fecha aún de debate.

Un Plan Nacional donde ya no valdrán las mayorías sino el consenso entre los partidos para poder aprobarlo

En su intervención en el Ágora de Eleconomista.es, en el que ha analizado la situación del sector agroalimentario y la política económica del Gobierno en general, la ministra ha asegurado que «todas las Comunidades Autónomas tienen dificultades en materia de agua» y, por esto, el plan nacional «será más ambicioso en función de la actitud más o menos constructiva de los interlocutores».

Ha señalado que «todos somos conscientes de lo fácil que es hacer demagogia con el agua» y que los cambios en las leyes como la del agua requieren la aprobación en las Cortes Generales, por lo que hay que tener «muy clara» la posición del resto de los grupos en materia hidrológica, que permitirán o no avanzar en esta materia.

Y aunque no ha concretado plazos, ha explicado que tras conseguir aprobar todos los planes de cuenca, se ha iniciado un periodo para «escuchar todas las propuestas con comunidades autónomas y usuarios», de cara a que «todo el mundo ponga sobre la mesa sus medidas» y se pueda evaluar cuáles son viables.

El pacto nacional del agua se acompasará con el tercer ciclo de planificación, por lo que según ha recordado la ministra, España está «al día en el cumplimiento de la directiva marco de agua».

Murcia defiende en Madrid los trasvases y dice que la desalación es cara

Por su parte, el consejero de Agua de Murcia, Francisco Jódar, dijo en Madrid que la desalación es «un recurso complementario, caro y de dudosa calidad, por lo que desde Murcia somos defensores de los trasvases, de las cesiones de derechos y de la puesta en marcha del Banco Público del Agua, porque los recursos no convencionales no resuelven el déficit estructural de la Cuenca del Segura que está en 400 hectómetros cúbicos de agua».

«Desde el Gobierno regional apostamos por el consenso, el diálogo y la solidaridad para hacer que el agua que hay en España, que hay suficiente, llegue de donde sobra a donde hace falta, porque el problema no es una falta de recursos sino de infraestructuras», explicó.

El consejero participó en una mesa redonda bajo el título ‘El Agua, un bien escaso’ del ‘Foro ABC del Agua’, en la que señaló que «es el momento de trabajar en una solución integradora, en el gran Pacto Nacional del Agua que dé soluciones a todos los territorios españoles, que permita una distribución adecuada de los recursos».

Jódar se refirió a los datos que recoge el Libro Blanco del Agua, en el que se pone de manifiesto que los recursos hídricos con los que se cuenta en España alcanzan la cifra de 130.000 hectómetros cúbicos de agua, de los cuales 80.000 van al mar todos los años. En este sentido, el consejero dijo que «la Región de Murcia defiende la solidaridad entre comunidades y muestra su colaboración y apoyo para beneficiar a todos los españoles».

Aragón rechaza un pacto del agua desde «posiciones unilaterales»

También el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Aragón, Joaquín Olona, ha hablado el tema y ha advertido de que un gran pacto nacional del agua como solicitan algunas comunidades autónomas «no se puede hacer desde posiciones unilaterales» ni pretender que resuelva los problemas del agua «de forma exprés».

Olona ha asegurado que la Comunidad aragonesa «no impide llegar a acuerdos», pero ha apuntado que primero hay que atender «las graves deficiencias de infraestructuras hidráulicas que hay en Aragón», informan fuentes del Ejecutivo autonómico en una nota de prensa.

Así lo ha señalado con motivo de su participación en el Foro del Agua organizado en Madrid por el diario ABC, donde ha debatido con sus homólogos de Castilla-La Mancha y Murcia, Francisco Martínez y Francisco Jódar, y con el secretario autonómico de Agricultura de la Comunidad Valenciana, Francisco Rodríguez.

Para el aragonés, los problemas del agua son más de dificultad económica, social y ambiental para acceder a ella que de escasez física, lo que se traduce en un déficit de infraestructuras que «en Aragón es muy palpable».

«Es un error pensar que en la Cuenca de Ebro hay excedente de agua, lo que hay es una falta de infraestructuras», ha afirmado Olona, quien también ha hecho hincapié en el, a su juicio, «problema grave de subdesarrollo institucional que pone de relieve todas nuestras deficiencias políticas».

Barato (Asaja): «las administraciones deben sentarse ya a hablar de pacto del agua»

Por su parte, el presidente de la organización agraria Asaja, Pedro Barato, ha afirmado que las Administraciones central y autonómicas «tienen que sentarse ya a hablar» para lograr un plan nacional del agua para todo el territorio y garantizar así las necesidades de población, agricultores y hasta energéticas.

Así lo ha destacado Barato en una entrevista con Efeagro, donde destaca que España necesita con urgencia un plan hidrológico nacional que resuelva el problema del agua, lo que precisaría además de la interconexión de las diferentes cuencas y también del aumento de la capacidad embalsadas con nuevas obras.

«No se puede esperar más para que las Administraciones se sienten a hablar de cómo administramos un bien escaso, el agua», insiste y ha destacado que impulsar infraestructuras hídricas es compatible con el cuidado del medio ambiente porque, en suma, «no podemos dejar que las personas se mueran de sed o dejar los campos improductivos».

Sobre los trasvases, ha afirmado que «no podemos empezar la casa por la ventana», sino que lo primero es «hablar del pacto del agua en España», es decir, sobre los recursos que se tienen y cómo se ordenan y «después, donde falte agua, habrá que llevarla».

CLM asegura que «no es quitarle nada a nadie, es ponernos en igualdad de condiciones con otros,»

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha reiterado la necesidad de afrontar “con valentía” la planificación del agua en nuestro país, a la vez que consideraba “imprescindible” que el Gobierno central cuente con las comunidades autónomas, “que son las que tienen las competencias en materia de medio ambiente y territorio”. Y ha insistido en que “hay que garantizar el desarrollo económico de todas las cuencas y el futuro de la agricultura, ligada a la incorporación de jóvenes y el acceso al agua”, necesario para el desarrollo económico del mundo rural.

Martínez Arroyo ha aseverado que “es de puro sentido común,  asegura que » para que entre todos construyamos algo duradero y que desarrolle el conjunto del territorio de nuestro país en el futuro». En este sentido, se ha mostrado de acuerdo con el consejero de Murcia “para llegar a un acuerdo como país”, en un período de sequía importante. En definitiva, “llegar a un acuerdo entre todos, teniendo en cuenta a las comunidades autónomas para una verdadera política de Estado”.

Martínez Arroyo ha especificado que “esto no es una cuestión de solidaridad o no”, y en esta materia, ha señalado que Castilla-La Mancha es la Comunidad Autónoma “más solidaria en materia de agua, nadie lo puede poner en duda porque es la única de la que parte un trasvase que va a otra parte del territorio, la única», ha remarcado.