El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ve «fuera de lugar» que no se aplicara al sector del plátano de Canarias la Ley de la Cadena Alimentaria, como reclaman, pero ha asegurado que en la tramitación parlamentaria se están teniendo en cuenta peticiones realizadas.

La preocupación de los productores canarios gira en torno a «cómo se articula el régimen de ayudas europeas del programa Poseican en relación con la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria», en aspectos como los costes de producción y los precios de venta del plátano de Canarias. «Hemos tenido en cuenta los comentarios» aportados y «creo que la ley es perfectamente aplicable» al sector platanero, ha añadido el ministro.

Para ello, la intención es que en la actual tramitación parlamentaria de la Ley, «probablemente en el Senado», se introduzca una enmienda que «aclare» ese «extremo concreto» de compatibilizar la aplicación de las ayudas del Poseican con la normativa, ha apuntado. «Nuestra pretensión es hacer compatible ambas cosas», según Planas.

«Impide a los productores negociar libremente el precio de sus contratos»

Los productores de plátano han presentado una denuncia formal ante la Comisión Europea (CE) al considerar que la Ley de la cadena alimentaria española pone en peligro la supervivencia del sector. Para la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátano de Canarias (Asprocan), algunos de esos cambios normativos «son contrarios a la legislación comunitaria y a la jurisprudencia de los tribunales de la Unión Europea (UE) que la interpretan».

En concreto, se refiere a los artículos introducidos para prohibir la venta a pérdida a lo largo de la cadena alimentaria, cuyo objetivo es, en parte, que el precio mínimo de venta en el campo nunca sea inferior al coste efectivo de producción.

A su juicio, esta medida «impide a los productores negociar libremente el precio de sus contratos» e impone la obligación de acreditar costes en ellos, lo que permitiría a los operadores con los que negocian tener una referencia que, «en circunstancias de mercado favorables, podrían negarse a mejorar»