El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha valorado positivamente la comunicación de la Comisión Europea (CE) sobre las recomendaciones a los Estados miembros en relación con los Planes Estratégicos de la Política Agraria Común (PAC), porque “avalan el buen y complejo trabajo que ha realizado el Gobierno, junto con las comunidades autónomas y el conjunto del sector, para definir las necesidades de la agricultura y ganadería españolas”. Sin embargo su optismo ya ha encontrado reticencia desde Andalucía, desde done se insiste en que los consejos de la Comisión Europea «no implican un cambio brusco en la PAC»

La Comisión Europea ha publicado este viernes 18 una comunicación por la que trasmite a los 27 Estados miembros las recomendaciones nacionales a las que hace referencia la Estrategia de la Granja a la Mesa. Estas recomendaciones tienen como propósito que los planes estratégicos de la PAC que en estos momentos se encuentran en fase de elaboración, recojan las medidas o instrumentos que permitan avanzar hacia la consecución de los objetivos del Pacto Verde europeo.

En este sentido, las recomendaciones solicitan a los Estados miembros el establecimiento de manera explícita de valores nacionales para los objetivos cuantitativos del Pacto Verde. Estos valores nacionales deberán tener en consideración los esfuerzos ya realizados, la situación actual, el potencial de mejora, así como la situación específica de cada Estado miembro. En Anexo a la comunicación se presentan los valores de referencia de partida para estos objetivos en cada Estado.

Como la propia comunicación indica, las recomendaciones se dirigen a los Estados miembros en el marco del diálogo estructurado y serán empleadas por la Comisión en su evaluación de los Planes Estratégicos cuando estos sean remitidos.

ANDALUCÍA INSISTE EN LOGRAR UN EQUILIBRIO SIN CAMBIOS BRUSCOS

Por su parte, la consejera andaluza de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha recordado que las diecisiete recomendaciones de la Comisión Europea a España se resumen en un aumento de las exigencias medioambientales y en el avance en la convergencia interna y que en Andalucía conviven todo tipo de agriculturas y se ha mostrado partidaria de lograr un «equilibrio» en la negociación de la futura Política Agraria Común (PAC) sin «cambios bruscos» porque «los agricultores somos de cambios paulatinos».

Crespo ha insistido en que Andalucía sale en la mejor posición en la carrera por la sostenibilidad, pues cuenta con un 20% de producción ecológica, y ha destacado que Córdoba  sea la primera provincia en este tipo de cultivos. «Hay que equilibrar la PAC para ser más sostenibles, pero con recursos económicos suficientes y tiempo. Vamos a defender lo nuestro. No queremos una PAC que acabe con lo anterior», ha apostillado.

Crespo ha insistido en que Andalucía va a mantener una postura flexible y dialogante y que ya ha planteado que el plan estratégico incluya como ayudas asociadas, además de la ganadería, al olivar en pendiente, la aceituna de mesa y la uva pasa, así como la remolacha, los frutos de cáscara en secano, el trigo duro, el tomate para industria, el arroz y cultivos proteicos incluido el girasol, que ya lo eran.