El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha asegurado, preguntado por el incremento de financiación que experimente Andalucía con la nueva PAC para el período 2023-27, cuando en la actualidad representa el 25% de la Producción Final Agraria, que «mi percepción es que estará notablemente por encima de ese 25%», al tiempo que ha apelado a que «esto es un ejercicio de base cero, que no tiene en cuenta los anteriores ejercicios».

En una entrevista con Canal Sur Televisión, Planas, quien ha sostenido que «estamos avanzando bien» en la elaboración del Plan Estratégico Nacional, documento que ha presentado como el referente que se trasladará a la Comisión Europea para que a partir del 31 de diciembre «cobremos las ayudas de la PAC 2023-27», mientras que ha argumentado que la futura Política Agrícola Común no podía «ni mantener el status quo ni ser una revolución».

REGIONES DE PAGO Y EL FINAL DE LOS DERECHOS HISTÓRICOS

El ministro de Agricultura ha abogado por «un cambio paulatino, una reforma, que en el caso específico de Andalucía supone un elemento de continuidad y de reforma partiendo de las 50 regiones de pago que existían», así como ha reivindicado que 15 de las 17 comunidades autónomas han abogado por la existencia de «dos o tres regiones de pago y hemos conseguido que sean 20».

Planas ha esgrimido aspectos puntuales de la reforma con la nueva PAC como la inclusión de «los pequeños agricultores de menos de 5.000 euros», así como «un programa específico para el olivar tradicional», por lo que ha colegido que «estos aspectos consolidan una buena PAC para Andalucía», al tiempo que ha reconocido que «ahí reside la divergencia», en el hecho de la introducción de «los ecoesquemas, que son diferentes, desligadas de las regiones de pago».

«He mantenido lo que prometí», ha aseverado Planas, quien ha señalado que el Plan Estratégico Nacional «tiene que ser para el conjunto de España, no sólo para Andalucía», mientras que ha apuntado que «es una propuesta que refleja los intereses de Andalucía y un equilibrio con el resto de las comunidades autónomas».

Tras afirmar que «comprendo la posición del consejero de cada comunidad autónoma», Planas ha reivindicado su papel negociador en la conciliación de los intereses de Andalucía con el conjunto autonómico para apuntar que «he intentado ayudar en la soledad cuando el resto piensa algo diferente. «No sólo de árbitro, he sido puente», ha insistido.

Con la premisa de que «las referencias históricas no se pueden volver a utilizar», Planas ha defendido que «hemos limitado las transferencias territoriales» por cuanto «la PAC es para agricultores y ganaderos».