Las críticas al plan de convergencia de la PAC son más o menos constantes, pero el presidente de UCCL-León, Juan Antonio Rodríguez Ferrero, ha hecho un alegato contra este medida que ha sorprendido por su dreza contra el ministros Luis Planas, al que acusa de pasar de quererse » mostrarse como Robin Hood y queda retratado como Al Capone», al acusarle de que «no es de justicia es quitarle a parte de los agricultores un porcentaje, en algunos casos muy alto, para dárselo a otros, enfrentándonos entre nosotros mientras permite que grandes empresas sigan cobrando la PAC»

En una nota, se señala que Planas ha decidido impulsar el Plan Nacional de Convergencia de Valor de los Derechos de pago Básico de la PAC en 2021 y 2022 cuando, siendo consejero de Agricultura de Andalucía, se oponía frontalmente a un Plan de Convergencia brusco y proponía una convergencia gradual.

Sin embargo, critica que en 2021 este Plan de Convergencia «se ha aplicado, en un periodo de tiempo muy corto, sin ningún tipo de necesidad u obligación, con múltiples injusticias reconocidas por el FEGA y el ministro mientras, este último, pretende hacernos creer que se trata de un reparto justo y que él se ha reencarnado en el mismo Robin Hood, quitándole a los que más ingresaban por derecho para dárselo a los que menos».

“EL SEÑOR MINISTRO PRETENDÍA MOSTRARSE COMO ROBIN HOOD Y QUEDA RETRATADO COMO AL CAPONE”

De igual forma, en la nota se asegura que «la realidad, queridos agricultores, es bien distinta. El señor Planas está modificando el valor a los derechos que se asignaron en 2015 en base a la diversificación de cultivos y a la superficie agraria declarada. Es decir, aquellos agricultores que tenían una diversificación de cultivos (que por cierto supone uno de los pilares de la nueva PAC) y que no especularon con la superficie agraria declarada obtuvieron derechos de alto valor y aquellos agricultores que practicaban el monocultivo y que especularon, aportando más superficie de la que venían declarando habitualmente, obtuvieron derechos de bajo valor. Aquel reparto del valor de los derechos practicado en 2015 se realizó en base a la legislación impulsada por su predecesor, al que hoy, el señor ministro contradice dejando a los agricultores enfrentados entre ellos, no sólo sin ser necesario, si no que además no sirve, en ningún, caso para un aumento de producción y de calidad».

Por eso consdera que «lo realmente escandaloso de este tema es que, a pesar de que la equiparación de los cobros en las diferentes regiones agrarias de España es de justicia, lo que no es de justicia es quitarle a parte de los agricultores un porcentaje, en algunos casos muy alto, para dárselo a otros, enfrentándonos entre nosotros, repito, mientras grandes empresas del país cuya actividad principal no es la agraria siguen cobrando PAC. Ejemplos de ello son: la Comunidad de Madrid (6,6 millones), la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (6,4 millones), la Xunta de Galicia (3,5 millones), o la Junta de Andalucía (3,1 millones). Así como Telefónica y otras empresas».

Asimismo, Juan Antonio Rodríguez Ferrer afirma que «aquí se desmonta la mentira del Plan de Convergencia nacional en el que el señor ministro pretendía mostrarse como Robin Hood y queda retratado como Al Capone. Amigo de sus amigos empresarios que seguro tienen muy a bien dicha deferencia».

Finalmente, cita a Julio César, que decía: “Divide y vencerás”, «pero los agricultores no se dividen y si no recordemos al señor ministro las calles de León el día 28 de febrero de 2020.Yo le digo, señor ministro, que la inacción derivada de la situación sanitaria es sólo un espejismo y que puede sentirse agradecido por no tener las calles de España llenas de agricultores luchando por sus derechos, pero no se confíe, no estamos paralizados, estamos esperando, pues la lucha continúa».