En su visita oficial Galicia de esta semana, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, no solo ha defendido que la agricultura y ganadería gallega están «en el epicentro de la nueva PAC», sino que se ha comprometido a dar soluciones a algunas de las peticiones que ha lanzado el sector ante la futura PAC. En este sentido, ha dejado claro que hacer «contratos por escrito» que aporten «transparencia y previsibilidad a los ganaderos lácteos» es una de las alternativas que relama este sector.

En su encuentro con las organizaciones agrarias gallegas, éstas le alertaron de que las explotaciones lácteas y familiares de Galicia serán «las grandes perjudicadas» de la reforma de la PAC –actualmente el Ministerio elabora el plan estratégico–, por lo que pide que se tengan en cuenta las «especificidades» de la comunidad.

Por eso, en una entrevista en la cadena Ser, y en relación con el sector lácteo, El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, considera legítima la reivindicación de precios dignos y por ello ha prometido un mayor apoyo para controlar la cadena de valor y evitar que la leche se utilice como producto reclamo en los supermercados.

En este sentido, el titular del Ministerio de Agricultura ha destacado que el camino  pasa por «hacer contratos por escrito» que aporten «transparencia y previsibilidad a los ganaderos lácteos». Ese es uno de los puntos claves del proyecto de Ley que esta semana empieza su trámite en el Congreso de los Diputados.

De igual forma, y pesar de los intereses, a veces contrarios, de unas comunidades y otras, aguarda que, si prima la unión, haya «bases» para hacer una buena PAC. Por último, en su entrevista, ha compartido su teoría de que la pandemia supone una oportunidad para reivindicar el rural como modo de vida.