El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha alertado este viernes que la petición de algunas organizaciones agrarias de retrasar la aplicación de la PAC por «inseguridad jurídica» supondría que los agricultores y ganaderos españoles «no percibirían un solo euro».

En declaraciones a los periodistas, antes de mantener una reunión con dirigentes del PSOE de Córdoba, el ministro ha calificado de «éxito» que España haya sido «uno de los cinco países» que han aprobado la PAC en sus territorios el 31 de agosto, algo por lo que «nos envidian en Europa».

«Hemos conseguido un gran éxito en favor de nuestros agricultores y ganaderos y el reloj no se puede parar», ha afirmado el ministro, quien ha reprochado a la patronal agraria Asaja Córdoba que «no se puede vivir en la Edad Media», ya que «el mundo gira y las cosas cambian».

En este sentido, ha incidido en que «hay que mirar hacia el futuro» y, tras calificar la PAC de excelente, ha alertado de que «si se produjera cualquier incumplimiento», como «la vuelta atrás», lo que implicaría es que «el 1 de enero» los agricultores y ganaderos «no percibirían un solo euro».

Como se recordará, el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, considera que las circunstancias en que se encuentra el desarrollo normativo de la nueva PAC y los presuntos errores formales en la tramitación del Plan Estratégico de la PAC (PEPAC) en Bruselas, «ocasionan tal inseguridad jurídica en la aplicación de la misma, que debería atrasarse, al menos un año, su aplicación hasta que se conozcan todos los detalles de la misma y se aclararan todas las incertidumbres que conllevará su aplicación».

Aunque el ministro se ha referido a Asaja Córdoba, también la Unión de Uniones de Castilla-La Mancha ha pedido este jueves 22 que las organizaciones agrarias de la región hagan un frente común para defender los intereses de los agricultores y ganaderos de esta comunidad autónoma ante la nueva Política Agraria Común (PAC), ya que denuncian que «se pide a los agricultores y ganaderos el cumplimiento de algo que desconocen», a la vez que ha advertido del «desconcierto» ante la nueva PAC genera una situación de «indefensión jurídica» al agricultor ante la inminente siembra.