El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha trasladado a las comunidades autónomas su confianza en que los reglamentos que desarrollan la Política Agrícola Común (PAC) estarán aprobados antes del verano, aunque reconoe que aunque aún hay posiciones distantes . Así lo ha señalado Planas este lunes durante el Consejo Consultivo de Política Agraria para Asuntos Comunitarios -previo al Consejo de Ministros de la Unión Europea de la próxima semana-, al que también han asistido los consejeros de Agricultura de cada región.

Según ha explicado el Ministerio en un comunicado tras la reunión, está previsto que para junio se dé luz verde a la «aprobación formal» de los tres reglamentos de la PAC: planes estratégicos, financiación y organización común de mercados.

Planas ha detallado que las negociaciones entre el Parlamento Europeo, la Comisión y el consejo de ministros de la UE «avanzan» y ya se han acercado posturas en varias cuestiones.

No obstante, ha reconocido que las posiciones de Parlamento y Consejo, en algunos asuntos, «todavía son distantes».

EN LOS PAGOS DIRECTOS HABRÁ UNA APLICACIÓN OBLIGATORIA DE LA FIGURA DEL AGRICULTOR GENUINO QUE DETERMINARÁ CADA ESTADO

Entre los avances, el ministro ha dado prácticamente por hecho que se evitará la doble capa de control sobre la aplicación de la PAC que pretendía el Parlamento.

Además, en los pagos directos habrá una aplicación obligatoria de la figura del agricultor genuino vinculada a una definición que establecerá cada Estado miembro, así como el mantenimiento como voluntario del régimen de pequeños agricultores.

La aplicación del «capping» (tope máximo de ayudas por explotación), de la degresividad (reducción de la ayuda a partir de una determinada superficie) y del pago redistributivo será voluntario para los Estados miembros, aunque deberán elegir al menos uno de los tres.

En el Consultivo también se ha tratado el reglamento sobre la Organización Común de los Mercados Agrarios (OCMA) en materia de vino y viñedo, un debate en el que España apoya «la introducción del etiquetado nutricional y la lista de ingredientes».

Además, también está a favor de la prórroga del régimen de autorización de plantaciones, el reconocimiento de los vinos parcialmente desalcoholizados por parte de las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP), así como de la prohibición de usar determinadas variedades de híbridos de uva para vinificación.

En su encuentro con los consejeros, el ministro ha resaltado las «positivas perspectivas» del mercado de aceite de oliva debido al ajuste a la baja de la producción en la actual campaña y al aumento de la demanda.

De hecho, estos factores han propiciado una recuperación de las cotizaciones del 33 % sobre el inicio de la campaña y de casi un 40 % respecto a los precios del año pasado, de acuerdo con sus cálculos.

Con respecto al vino, ha señalado que aunque el panorama macroeconómico que describe la Comisión Europea permite un cierto optimismo, en su opinión no se pueden olvidar las «vulnerabilidades» del sector, por lo que España seguirá reclamando a Bruselas más apoyos.

Planas también ha aludido a las negociaciones que mantiene la UE con Australia y Nueva Zelanda para cerrar un acuerdo de libre comercio, y ha recalcado que España estará «vigilante» para «impedir» que algunos sectores nacionales se puedan ver perjudicados.