«La nueva PAC centrará las ayudas en el agricultor profesional de clase media, digamos. pero también hay todo un sector de pequeños agricultores, no profesionales pero que no solo producen sino que preservan una tierra de labor y son fundamentales para el paisaje y para el medio ambiente. Para ellos hemos propuesto a las comunidades autónomas aprobar un esquema simplificado de ayudas a la renta.». Tan claro como concreto el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, insiste en defender un futuro ante la PAC que ahora debe afrontar su escollo más importante, su aplicación en España a través del Plan estratégico Nacional.

Por ello, destaca un modelo que no está teniendo todo el eco que el esperaba, pero recalca que la PAC «es un elemento muy importante, porque tenemos que conseguir que esta PAC sea una PAC de todos. Así, sectores como el de las frutas y hortalizas, que en buena parte ha estado fuera de las ayudas básicas, entrará en la nueva PAC. Es una buena noticia para la agricultura mediterránea», según recogen Elisenda Vallejo y Rosa Salvador en una entrevista en lavanguardia.com.

UN SECTOR QUE DEBE APOSTAR “POR LA RENOVACIÓN GENERACIONAL POR LA POSIBILIDAD DE EMPLEO Y SU RENTABILIDAD”

En la entrevista, el ministro también ha vuelto a incidir en la necesidad de apostar por el relevo generacional en el campo, tanto por la posibilidad de empleo que va a generar, en especial en estos tiempos de pandemia, como la propia rentabilidad el sector.

En este sentido, señala que «dos tercios de los agricultores y ganaderos tienen 55 años o más. Por tanto, es evidente que hay ahí una oportunidad desde el punto de vista del empleo. Lógicamente, el aumento de la productividad llevará a que no se sustituya por igual número de personas. Para mucha gente joven y bien formada el sector es profesionalmente atractivo, porque es rentable. Hay un triángulo que, en mi opinión, tiene tres elementos. Uno, jóvenes y mujeres, es decir, red, relevo generacional. Segundo, digitalización, porque son una generación que está más preparada para las nuevas técnicas. Y tercero, regadío respetuoso con el medio ambiente. Ya he incluido en los presupuestos de este año una partida para fomentar el emprendimiento de las mujeres rurales y otra para los jóvenes empresarios».

de igual forma y con la vista puesta ante la PAC, Luis Planas defiende «la importancia de las transformaciones que tenemos que hacer en esta década. Una parte de nuestra competitividad en la UE viene por el factor salario y tenemos lógicamente que intentar compensarlo –porque los sueldos convergen– con innovación y digitalización. Un primer gran reto en el que estamos bien situados, porque tenemos una tecnología agroalimentaria bastante desarrollada. El segundo gran reto es la sostenibilidad, la preservación del medio ambiente. Y el tercero, que yo diría es de toda la sociedad, es romper la brecha de género, aumentar la presencia de mujeres en el mundo rural, y el relevo generacional, para evitar el vaciamiento de las zonas interiores. Son los desafíos de la década. Y estamos bien situados para afrontarlos. La nueva PAC nos dará 47.000 millones de euros en siete años que, sumados a la cofinanciación nacional y autonómica, van a suponer más de 52.000 millones, a los que hay que sumar las cantidades incluidas en el fondo de recuperación, transformación y resiliencia. Tenemos que saber emplear bien esos fondos para responder a esos tres grandes retos. Soy muy optimista y creo sinceramente que es uno de los sectores de futuro».

Finalmente, en cuestión de los efectos del covid, afirma que «hemos resistido muy bien la pandemia. Lo estamos haciendo muy bien y el sector va a ser uno de los pilares de la recuperación. Para los sectores que ahora tienen dificultades pedimos a la Comisión Europea un seguimiento más cercano para poder adoptar medidas en tiempo real. El ministerio y también algunas comunidades autónomas hemos adoptado medidas de apoyo a sectores vulnerables.