Da la impresión de que al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas,no le han gustado las críticas a su particular cálculo de las ayudas que reibirá la PAC a partir de este mismo año y ha advertido que el dinero no será el principal problema de la nueva PAC sino «unas reglas que van a ser diferentes. Hay quien no quiere enterarse de que es un cambio de 360 grados respecto a la antigua PAC, no solo en su arquitectura, sino también en función de la definición de las ayudas».

El ministro ha defendido este jueves 23 que España ha logrado su objetivo de obtener al menos 47.500 millones de euros en las ayudas de la Política Agraria Común (PAC), aunque cambien las reglas para su aplicación. En este sentido, cabe recordar que el titular del MAPA ya ha rechazado la expresión «recortes» y ha atribuido esos cálculos a que quienes los hacen utilizan métodos diferentes y no basados en el método de «precios corrientes», que por otro lado determina habitualmente «los salarios, los tickets del supermercado y el apoyo al agricultor». En ese sentido, ha apuntado que el de precios corrientes es el mismo método de cálculo utilizado en 2013, cuando se establecieron las actuales partidas de la PAC.

Eso sí, Planas ha recordado que la nueva PAC entrará en vigor previsiblemente en 2023 (la actual está prorrogada dos años y los 27 negocian su reforma), aunque entre tanto se aplicarán antiguas normas con el nuevo presupuesto, aunque los recortes afectarían ya a esta PAC de 2020..

En una comparecencia, antes de participar en la Conferencia sectorial con los consejeros de las comunidades autónomas, Planas ha precisado que España dispondrá de un total de 47.682 millones de euros para el periodo 2021-2027, de los que 39.156 millones corresponden al primer pilar (34.181 millones en ayudas directas) y 8.526 millones, al segundo pilar, dedicado al desarrollo rural.

Por eso, ha querido reclacar que «cuando un agricultor pida las ayudas, las reglas van a ser diferentes. Hay quien no quiere enterarse de que es un cambio de 360 grados respecto a la antigua PAC, no solo en su arquitectura, sino también en función de la definición de las ayudas».