El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha abogado porque en materia de etiquetado se apueste por un sistema armonizado en el conjunto de la Unión Europea, que prestigie la producción alimentaria comunitaria, a través de un sistema de información veraz y completo. Asimimo defendi´ço dar relevancia al origen de los productos y «no demonizar ningún alimento».

Así se lo ha expresado el ministro a la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, con quien se ha reunido este lunes 26 en Bruselas para intercambiar opiniones sobre el etiquetado de los alimentos, así como sobre reglamento de uso sostenible de fitosanitarios. A propósito de éste el ministro ha reiterado que “hay que mejorar el análisis de impacto, para compatibilizar la sostenibilidad y el uso sostenible de productos fitosanitarios, con la rentabilidad de las explotaciones”.

Planas ha remarcado que el etiquetado es una herramienta fundamental para proporcionar a los ciudadanos una información alimentaria veraz y completa, para que pueda llevar a cabo una elección con criterio entre distintos productos, pero debe ser un sistema claramente comprensible, basado en el consenso científico.

RECLAMA DAR UN PASO MÁS EN LA LECHE Y AVANZAR EN LA MEJORA DE LA MIEL

Ha señalado que los alimentos no deben considerarse de manera individual, sino como parte de una dieta saludable más amplia. “No se debe demonizar ningún alimento”, según Planas, por ello cualquier sistema que se adopte debe tener en cuenta la Dieta Mediterránea, en la que el aceite de oliva juega un papel muy importante.

En lo que se refiere al etiquetado de origen, “prioritario para España”, resulta fundamental una armonización en el ámbito comunitario para que no se produzcan distorsiones comerciales en el mercado interior ante diferentes niveles de exigencia.

De esta forma, la indicación de origen debe poner en valor el modelo de producción comunitario, todo un ejemplo a nivel mundial por sus máximas garantías de calidad y seguridad alimentaria, que permita diferenciar a las producciones europeas en un mercado cada vez más competitivo.

Por ello el ministro ha demandado a la comisaria dar un paso más en el etiquetado de productos como la leche y los derivados lácteos, las legumbres, el arroz o los frutos secos. Además, es necesario avanzar en la mejora de la indicación de la miel a nivel comunitario. “Urge indicar los países de recolección para la miel y sus mezclas, así como los porcentajes que cada miel representa”, ha destacado Planas.