La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico confía en que pueda haber un nuevo régimen de gestión del lobo ibérico con planes de gestión concertados y en vigor «antes de que termine el periodo de veda de caza mayor». Sobre las ayudas a los ganaderos por los daños sufridos insiste en el respaldo financiero que ya está asociado a la PAC.

En una entrevista con Efeagro, Ribera ha detallado que el Consejo de Estado pidió una serie de aclaraciones sobre la decisión de incluir este gran carnívoro en el listado de especies silvestres en régimen de protección especial».

Esta medida fue adoptada por votación en la Comisión Estatal de Patrimonio Natural del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, celebrada en febrero, y generó numerosas protestas en sectores ganaderos y cinegéticos y el respaldo de sectores ambientalistas, que la calificaron de muy positiva.

En la práctica la medida supone el fin de la posibilidad de cazar lobos en las comunidades autónomas al norte del Duero, donde hasta el momento era posible coincidiendo con el fin de veda de caza mayor.

INSISTE EN RATIFICAR QUE, DE CARA A LAS COMPENSACIONES, EL DINERO SALDRÁ DEL RESPALDO FINANCIERO QUE YA ESTÁ ASOCIADO A LA PAC

«Justamente la semana pasada hemos remitido el expediente completo», al Consejo de Estado, ha explicado Ribera, para quien «es llamativo que España sea uno de los dos países de la UE en los que todavía no hay una prohibición de la caza del lobo en todo el territorio».

Para la titular de medio ambiente es muy importante trabajar honestamente sobre este asunto, acompañando a los ganaderos para hacer compatible la coexistencia del lobo con la ganadería.

«A veces se han producido dificultades en este diálogo, pero también hay ejemplos de buen funcionamiento que nos permitan sacar lecciones que nos ayuden a generalizar. En algunos casos se necesita algo de tiempo», ha afirmado.

Según Ribera, la ganadería extensiva ha vivido años sin lobo y convivir ahora con la especie requiere, de alguna manera, adoptar determinadas medidas o cautelas, más allá del acompañamiento de las instituciones o el respaldo financiero que ya estaá asociado a la PAC (Política Agraria Común) vigente o las ayudas ambientales.

«Confío en que podamos tener un nuevo régimen con planes de gestión razonablemente en vigor y concertado antes de que termine el periodo de veda de caza mayor (fecha variable que suele coincidir con los inicios del otoño)», ha subrayado.