La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) ha pedido que sea declarada zona catastrófica la de cultivos afectados por las granizadas del pasado fin de semana, que «dejan importantes pérdidas en los cultivos de viñedo, cereales, forrajes, remolacha, ajos y legumbres en las provincias de Burgos y Valladolid». En muchos casos, especialmente en el sector vitícola, los daños pueden dejar una producción nula.

La organización agraria, a través de un comunicado remitido este lunes, ha calculado que en ese tipo de cultivos la pérdida puede llegar al cien por cien en los lugares donde el granizo ha caído de manera más fuerte.

«El pedrisco ha golpeado con una gran fuerza», entre otros, a los municipios de Pesquera, Piñel de Arriba, Piñel de Abajo, Quintanilla de Arriba y Quintanilla de Onesimo en Valladolid y en la zona de Fuentenebro, Fuentelcésped, Moradillo de Roa, Aldehorno, Pardilla, Santa Cruz de la Salceda, Peñaranda de Duero, La Vid, y Vadocondes en la provincia de Burgos.

«En estos municipios, eminentemente vitícolas, el daño ha sido tremendo.», ha resumido UCCL.

El granizo ha dañado al viñedo dejándolo sin los primeros brotes que estaban naciendo y, previsiblemente, la producción de este año será «nula, sin posible recuperación», ha remarcado. El granizo a afectado al territorio amparado por la Denominación de Origen Ribera del Duero ha causado daños en aproximadamente 2.000 hectáreas de viñedo, lo que supone el diez por ciento del cultivo de este marchamo de calidad vitivinícola.

TEMOR A QUE ESTOS DAÑOS VAN A SER MAYORES SI LAS PREVISIONES SE CONFIRMAN Y LAS TORMENTAS CONTINÚAN CAYENDO EN LA COMUNIDAD

Los nuevos brotes que salgan no serán productivos y es muy probable que al próximo año las secuelas continúen provocando una bajada en la producción del viñedo, ha augurado la organización ante este temor a una producción nula.

Aunque ha matizado que es pronto para hacer una estimación total de los daños de las tormentas, se puede calcular que el 70% del viñedo en la zona de Burgos se encuentra afectado, y donde ha caído el pedrisco el daño en la parcela ha sido del 100% de pérdida.

«No obstante, mucho nos tememos que estos daños van a ser mayores si las previsiones se confirman y las tormentas continúan en el día de hoy y mañana en la Comunidad de Castilla y León», ha expresado.

UCCL ha considerado que esta situación supone «un gran varapalo» para los profesionales del campo, que están «ansiosos» por recoger sus frutos y de la noche a la mañana una tormenta arrasa con toda su producción.

La Unión de Campesinos de Castilla y León, tras reclamar el área afectada sea declarada zona catastrófica, ha explicado que durante los últimos años los daños por heladas y pedriscos han sido cuantiosos, provocando importantes daños en las plantaciones de viñedo.

A estas circunstancias se añade el «importante» aumento de fauna silvestre, sobre todo corzos que, a falta de tallos tiernos aprovechan los brotes de las viñas para alimentarse hasta que los girasoles empiecen a salir, cuando la recuperación de la viña será demasiado tarde y acabe secándose la planta.

No obstante, la Unión de Campesinos de Castilla y León recomienda que los agricultores comiencen a dar parte al seguro.