LA UNIÓ de Llauradors ha solicitado a la Dirección General de Comercio y Consumo y a la de Agricultura que inicien una investigación sobre el etiquetado que utilizan las cadenas de distribución Aldi y Carrefour con diferentes tipos de mandarinas y que pueden provocar distorsiones varietales presuntamente interesadas.

En Aldi esta Organización Profesional Agraria ha detectado que vende mandarinas a granel con el etiquetado “Nadorcott Tang gold” (semana del 5 al 10 de febrero, aunque la promoción continúa del 12 al 18 de febrero) y en la misma línea Carrefour realiza otra campaña de promoción de mandarinas del 13 al 22 de febrero que etiqueta con la denominación “Nadorcot-Tango”.

Además de confundir al consumidor se está provocando un grave daño al productor

«Tanto la variedad Tang-gold/Tango como la Nadorcott son dos variedades completamente diferenciadas sujetas a licencia de plantación y comercialización (royalties) que tienen que pagar los citricultores para poder plantar y comercializar. Royalties que, por otra parte, no son nada baratos y superan, según casos, los 20.000 € por hectárea», explican desde LA UNIÓ.

En este sentido a juicio de LA UNIÓ, además de confundir al consumidor se está provocando un grave daño al productor, en este caso, a los de la variedad Tang-gold/Tango. El motivo es que la Nadorcott es una variedad de mandarina que contiene semillas, que no tiene la variedad de mandarina Tang-Gold. Son por tanto variedades diferentes y no se pueden equiparar una a otra, ya que la ausencia de semillas hace la Tang-Gold comercialmente más atractiva.