UPA-UCE Extremadura ha presentado alegaciones a los decretos de ayudas destinadas a los agricultores de regadío y pymes afectadas por la sequía, unas medidas que desde esta organización agraria consideran “positivas y necesarias” para el sector pero que “dejan fuera” a una parte importante de los agricultores que dependen del Canal de Orellana. “Unos mil agricultores se están viendo discriminados por estas ayudas con una superficie de unas 11.000 hectáreas

UPA-UCE señala que estos agricultores han sufrido restricciones de agua muy graves en esta campaña, lo que les ha impedido sembrar sus cultivos tradicionales de regadío como tomates, patatas o melones, pudiendo sembrar tan solo un 40% de su superficie. El resto lo han tenido que dedicar a girasol o dejarlo en barbecho.

Frente a ello, y ahora que ya se ha recogido el tomate y se está recolectando el girasol, desde esta organización agraria alertan de una campaña ruinosa para los agricultores de esta zona ya que las producciones de tomate están siendo muy bajas (-30%) y las de girasol, catastróficas (-50%).

Además, UPA-UCE considera también que se ha dejado fuera a explotaciones familiares del canal de Orellana que vienen practicando la rotación de cultivos y, como consecuencia de ello, las parcelas que tenían maíz el año pasado se han cultivado de tomate en esta campaña, pudiendo tan solo sembrar un 40% del tomate que venían cultivando.

“Estos productores están viviendo una situación catastrófica que amenaza gravemente la continuidad de sus explotaciones y no se les puede dejar fuera de los apoyos que necesitan para salir adelante”, reclama Huertas.

Por ello, UPA-UCE ha presentado alegaciones al decreto de ayudas para que se contemple la problemática de estos agricultores y esperan que en el trámite parlamentario se vean recogidas las mismas para acabar con esta situación injusta que viven estos agricultores.