UPA-UCE Extremadura reclama que la recuperación que está viviendo el sector del vino en este periodo se traduzca en unos precios justos para los productores de uva en esta campaña y que puedan así mitigar la grave crisis que atraviesan las explotaciones vitivinícolas. Reconocen que esta campaña hay precios algo superiores a la campaña anterior, pero “claramente insuficientes”.

Esta organización agraria señala que el sector del viñedo parte de una situación “nefasta” debido a la pandemia, que ha salido de una crisis profunda sin ningún tipo de ayuda y en la que los viticultores se han llevado la peor parte, con precios de ruina campaña tras campaña y con una bajada de producción importante en Extremadura. “Esperábamos una cosecha espectacular este año, pero la intensa sequía y las altas temperaturas han hecho que tengamos una realidad muy diferente, por lo que dudamos que se superen las cifras del pasado año por falta de rendimiento de las uvas”, destaca la responsable del vino de UPA-UCE, Catalina García.

UPA-UCE apunta que esta campaña de la vendimia ha comenzado con contratos entre bodegas y productores con precios algo superiores a la campaña anterior, pero “claramente insuficientes”. Por ello, desde UPA-UCE Extremadura insisten en la necesidad de que la Ley de la Cadena Alimentaria se cumpla y que los productores de uva no vendan su producto por debajo de costes, aunque evita entrar en la guerra entre los productores por el precio de la uva.

UPA-UCE Extremadura recuerda que en mayo se reunió con la administración regional para que publicara un estudio de costes de producción en el sector de la uva pero lamentan que la única respuesta obtenida fue que no era su obligación elaborar dicho estudio. “Ahora vemos que el resultado es que nos enfrentamos a una campaña más en la que se vuelve a repetir la misma historia con precios superiores pero claramente insuficientes”, lamenta García.

Por todo ello, y ante la variación de los costes por campañas, desde UPA-UCE animan a los viticultores a utilizar la aplicación Gesvid, una herramienta creada por la Interprofesional del Vino, que permite a los agricultores calcular los gastos de su explotación y tener un instrumento con el que poder defender su trabajo.

Por último, desde UPA-UCE seguirán apostando por la reestructuración y reconversión del viñedo para los próximos años con un refuerzo presupuestario, con el objetivo de mejorar la calidad de los vinos e incrementar la competitividad del sector. “Ante el problema cada vez más acuciante de las enfermedades de la madera en las vides, especialmente la yesca, necesitamos ayudas para sustituir las cepas dañadas y una mayor investigación para poder disponer de materias activas eficaces para su tratamiento”, ha destacado García.