La organización profesional agraria ASAJA Murcia ha valorado como “vergonzoso y despreciable” que se mantenga después de dos años el veto ruso a las frutas y hortalizas de la Unión Europea y, particularmente, a las españolas.

Según ha explicado el Secretario General de ASAJA Murcia, Alfonso Gálvez Caravaca, “es inconcebible que se mantenga este bloqueo comercial a nuestros productos hortofrutícolas, que tanto daño nos ha hecho y que está perjudicando tanto las rentas de nuestros productores de toda la geografía española”.

Además, el titular de ASAJA Murcia ha apuntado también que “es de máxima prioridad que la Unión Europea tome medidas contundentes y agilice las gestiones diplomáticas para desbloquear este embargo, que según nuestros cálculos, ha perjudicado enormemente a más del 70% de los productores hortofrutícolas españoles”.

Dentro del mismo contexto, Gálvez Caravaca ha puntualizado que “es difícil que a corto plazo se abra el mercado ruso, aunque la esperanza es lo último que se pierde y esperamos que las relaciones comerciales con el mercado ruso se vuelvan a normalizar lo antes posible, y para eso es fundamental, la intermediación de la Unión Europea”.

“una auténtica desfachatez y una postura ilógica e incomprensible” para gruventa

Por su parte, la empresa productora y exportadora de frutas y hortalizas GRUVENTA ha valorado los dos primeros años de veto ruso a las frutas y hortalizas españolas como “una auténtica desfachatez y una postura ilógica e incomprensible”.

VETO RUSO 2El Director General de GRUVENTA, Fermín Sánchez Navarro, ha explicado que “dos años después, el veto ruso continúa a nuestras frutas y verduras, no tiene ninguna lógica pero lamentablemente nuestros productos hortofrutícolas no pueden acceder al mercado ruso. No han dado ninguna explicación y continuamos con este embargo comercial que es totalmente ilógico”.

Además, el titular de GRUVENTA también ha apuntado que “a pesar de este bloqueo, los operadores del sector hortofrutícola han sido capaces de encontrar otros destinos para nuestras frutas y verduras, aunque indudablemente esto ha supuesto un grave varapalo para nuestros intereses, con unas fuertes pérdidas económica para el conjunto del sector”.

“Es muy difícil que se levante este veto, es cierto que la esperanza es lo último que se pierde, pero al día de hoy las expectativas no indican que se vaya a hacer a corto plazo, pero seguimos esperando que el Gobierno ruso rectifique y recapacite”, apunta Fermín Sánchez.