LA UNIÓ de Llauradors, en colaboración con la eurodiputada valenciana del Grupo Socialista, Inmaculada Rodríguez-Piñero, ha solicitado una revisión del acuerdo comercial de la Unión Europea con Suráfrica y que la Comisión Europea contemple a los cítricos como un producto sensible a la hora de negociar cualquier Acuerdo de Libre Comercio con países terceros.

Tras la reunión mantenida por la organización con la eurodiputada, han decidido iniciar una línea de actuación conjunta para proteger a los cítricos, un cultivo de la máxima importancia tanto para la Comunitat Valenciana como para España o la Unión Europea, y con una gran relevancia económica y social.

Cabe señalar que ya se ha entrado en el quinto año desde la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Económica entre la Unión Europea y los Estados de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional-SADC (Sudáfrica, Botsuana, Lesoto, Namibia, Suazilandia y Mozambique) y que a partir de ahora es cuando se puede revisar en su totalidad. El artículo 116 del Acuerdo especifica que ambas partes podrán revisar en su totalidad el Acuerdo, como muy tarde, cinco años después de la entrada en vigor del mismo.

El secretario general de LA UNIÓ, Carles Peris, indica que “instamos a la Comisión Europea y al resto de instituciones de la UE y, en nuestro caso, al Gobierno de España, a que impulsen la revisión del mismo y se analice en profundidad su repercusión comercial, así como las consecuencias fitosanitarias que existen sobre el sector citrícola europeo”.

RECLAMAN QUE LOS CÍTRICOS SEAN DECLARADOS COMO UN PRODUCTO SENSIBLE A LA HORA DE LAS DIVERSAS NEGOCIACIONES

El Acuerdo contempla en su Anexo I la reducción progresiva de los derechos de aduana para las naranjas dulces, algo que se inició precisamente con la entrada en vigor del Acuerdo y que se eliminan definitivamente en el año 2025.

La incidencia sobre el sector citrícola valenciano, español y europeo de la aplicación de este punto concreto del Acuerdo ha traído consecuencias muy negativas, tanto desde el punto de vista económico    -objetivo del Acuerdo- como fitosanitario y que se exponen ampliamente y de forma justificada en siete informes técnicos realizados por LA UNIÓ y que van a ser la base de la justificación de la petición de revisión.

La última auditoria a la exportación de cítricos de la República de Sudáfrica a la Unión Europea se realizó en junio de 2016 (Auditoria número 2016-8810), es decir que ya han transcurrido cinco años. Durante ese periodo, Sudáfrica ha sido uno de los países con mayores rechazos de envíos de cítricos por plagas en la UE, por lo que la entrada de un organismo nocivo desconocido sería letal para la citricultura europea.

De la misma manera, LA UNIÓ va a solicitar a la Comisión Europea, a través del Ministerio de Agricultura, que los cítricos sean declarados como un producto sensible a la hora de las diversas negociaciones que la Comisión Europea emprenda en los Acuerdos de Libre Comercio con países terceros. El objetivo sería tratar de proteger al sector citrícola en este tipo de negociaciones si el país tercero tiene también cítricos que desea exportar al ámbito de la UE.