La organización profesional agraria ARAG-ASAJA ha solicitado al Ministerio de Hacienda a través de ASAJA nacional la reducción de los índices de rendimiento neto del IRPF, correspondientes a la campaña de 2019, para los agricultores que están soportando cuantiosas pérdidas económicas por los daños causados por la sobrepoblación de fauna silvestre.

En el informe que acompaña esta solicitud, ARAG-ASAJA ha señalado daños en cultivos de cereales, frutales, hortalizas, olivar, almendro y viña en cincuenta municipios de La Rioja. Y en base a ello, considera que Hacienda podría atender esta problemática como una circunstancia excepcional y aplicar una reducción de los rendimiento neto de módulos.

La organización también reclama este tratamiento para los diversos fenómenos meteorológicos adversos que tuvieron lugar el pasado año y que afectaron de forma importante a buena parte de las producciones agrarias de la región.

En el caso de la sequía, el informe de ARAG-ASAJA determina por esta causa una pérdida de producción del más del 30% en cereal en Rioja Media y Rioja Baja. Además, también causó la falta de engrosamiento del cultivo de la ciruela en toda su extensión, reduciendo en un 45% su comercialización en fresco con precios inferiores a los costes de producción. En cuanto a las producciones ganaderas extensivas (ovino, caprino, bovino), la sequía produjo la merma de un 60% de los pastos en la sierra riojana, lo que en algunos municipios se ha visto agravado por los ataques provocados por el lobo.

Respecto a las heladas, las temperaturas bajo cero que tuvieron lugar en abril y mayo del año pasado, tuvieron efectos muy negativos en la zona de Alfaro y Entrena donde el hielo daño en un 60% a los frutales de pepita y hueso, y de un 40% en peral en Albelda de Iregua. Por la misma causa, el viñedo tuvo un grado de afección media de un 35% en Rioja Alta y Rioja Media, alcanzando un 60% en algunos municipios de la comarca de Sierra Rioja Baja.

Por otro lado, los episodios de pedrisco también causaron pérdidas económicas importantes tanto en viña, cereal y frutales en muchos municipios de la Comunidad.

Asimismo, para ARAG-ASAJA es conveniente que se tenga en cuenta la crisis de mercado que están sufriendo los frutales de hueso y la ganadería extensiva en La Rioja, ya que ambos sectores se encuentran en una situación límite con un descenso de las explotaciones en un 40% desde 2005 y una pérdida del 50% de las explotaciones de ovino en los últimos años, por poner algún ejemplo.

Por todas estas razones, ARAG-ASAJA espera que estas peticiones para una rendimiento neto del IRPF se tengan en cuenta para obtener un tratamiento diferenciado en los índices de rendimiento neto aplicables en 2019 a las actividades agrícolas y ganaderas desarrolladas en los municipios o sectores señalados en el informe.

Por este motivo, además de trasladar dicha petición al Ministerio de Hacienda, la organización agraria también ha compartido el texto con las Consejerías de Hacienda y de Agricultura del Gobierno de La Rioja para que desde el Ejecutivo regional se apoye esta solicitud con las correspondientes gestiones ante la Administración central.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here