El comisario europeo de Comercio y anterior de Agricultura, Phil Hogan, está recibiendo presiones de la coalición del Gobierno irlandés para que dimita tras asistir a una cena en Irlanda en la que varios políticos incumplieron las normas de seguridad contra la covid-19. En el polémico encuentrodel comisario Phil Hogan en un club de golf se saldó también con la dimisión del ministro de Agricultura irlandés, Dara Calleary, quien también asistió.

Hogan pidió adisculpas por haber asistido a este evento en un club de golf, que provocó descontento por la presencia de varios cargos públicos que no siguieron las normas establecidas para evitar la propagación del coronavirus.

El primer ministro, Micheal Martin, y su «número dos», Leo Varadkar, en la coalición irlandesa, pidieron a Hogan que considere su posición al saberse que en la cena había más de 80 personas.

Un comunicado del Gobierno irlandés señaló este lunes 24 que Martin y Varadkar creen que «el evento nunca debió celebrarse, que las disculpas del comisario llegaron tarde y que él aún tiene que dar una explicación completa de sus acciones».

La presidenta de la Comisión Europea (UE), Ursula von der Leyen, tiene la autoridad para forzar la dimisión del comisario.

Los medios irlandeses señalan también que el pasado día 17, la Policía obligó a Hogan a detener su coche en Kildare (oeste) por utilizar su móvil mientras conducía, algo no permitido en Irlanda.

A través de su perfil en la red Twitter, el comisario Phil Hogan dijo que se disculpaba «totalmente y sin reservas por asistir a la cena de sociedad del club de golf Oireachtas el pasado miércoles». El polémico encuentro en el club de golf se saldó de hecho con la dimisión del ministro de Agricultura irlandés, Dara Calleary, quien también asistió.