Asaja de Castilla-La Mancha ha pedido este viernes que se sigan extremando las precauciones al realizar labores agrícolas ante la ola de calor que va a afectar a la comunidad autónoma, ya que se está elevando el estrés hídrico de la vegetación y aumentando el riesgo de incendios forestales, por lo que desaconseja usar maquinaria agrícola en estos próximos diez días.

La organización agraria ha solicitado que se sigan extremando las precauciones, como se ha venido haciendo hasta ahora, ante el importante aumento de las temperaturas que va a prolongarse por espacio de unos diez días, en un año especialmente complicado para la cosecha por las sucesivas olas de calor que se están registrando.

Asaja ha recordado las recomendaciones de la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad de la Junta de Comunidades de que se suspenda la recolección mecánica de cereal, sobre todo, en las horas más calurosas del día, y de que se evite el uso de motores, herramientas como sopletes, soldadores o radiales, vehículos y equipos cuyo funcionamiento pueda generar deflagración, chispas o descargas eléctricas.

Y muy especialmente, que se desaconseja usar maquinaria agrícola en estos próximos diez días, considerando el elevado riesgo de incendios en el medio natural.

Igualmente, ha insistido en que no deben usarse barbacoas, ahumadores en la actividad apícola, arrojar basuras fuera de los contenedores habilitados o tirar colillas, entre otras medidas.

La organización agraria ha asegurado que los agricultores son los primeros interesados en realizar las labores agrícolas adoptando todas las medidas de precaución posibles, siempre teniendo en cuenta que la cosecha se realiza en la época de verano con temperaturas altas.

Además, ha señalado que, cuando se produce cualquier incendio, los agricultores de los núcleos cercanos a la zona afectada, son los primeros en acudir con su maquinaria para realizar cortafuegos e impedir que el fuego se extienda.

También ha hecho hincapié en que, ante cualquier avistamiento de humo o llama, se informe a los servicios de emergencias a través del teléfono único de emergencias 112 para, de esta manera, cooperar en la puesta en marcha del operativo de la forma más rápida posible desde la detección del fuego.

Por otra parte, ha recordado a las Administraciones públicas la importancia de las actuaciones de invierno que funcionan como cortafuegos naturales, tales como limpieza de ríos, arroyos, cunetas o carreteras, ya que además de evitar los incendios estivales, minimiza sus consecuencias para poder actuar de manera más efectiva.