Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras realizar un balance del primer semestre de 2021, reclama la necesidad de buscar alternativas al mercado chino para las exportaciones de carne de cerdo español.

La organización agraria ha destacado que durante el año 2020, España se habría consolidado como principal exportador de carne y derivados de productos porcinos a terceros países dentro de la UE. Entre los principales destinos se encuentra China que habría representado cerca del 55% de las exportaciones totales durante el primer trimestre de 2021. Sin embargo, esta cifra ha ido disminuyendo a partir de primavera por la recuperación del propio sector chino y la reanudación de sus mataderos, algo por lo que ya pedía cautela la organización el pasado año.

En este sentido, Unión de Uniones pone sobre la mesa la necesidad de buscar otros mercados ya que la disminución de las exportaciones de carne de cerdo a China, por ahora, no se han conseguido compensar ni con el mercado interno europeo ni con países terceros. Ante esta situación desde la organización reclaman al Ministerio de Agricultura que impulse las relaciones con otros potenciales destinos, como lo hizo con China en 2019.

LA RALENTIZACIÓN DEL MERCADO CHINO TAMBIÉN SE VE EN EL PRECIO, A LA VEZ QUE HAN AUMENTADO LOS COSTES DE PRODUCCIÓN 

Así, tomando como referencia los datos la lonja de Mercolleida, la media de precio venta neto durante los primeros seis meses fue de 1,327 € / kg mientras que el coste de producción ha pasado de 1,13 € / kg en el mes de enero a 1,21 € / kg en junio.

En lo que se refiere a las importaciones, entre los meses de enero a marzo 2021 entraron un  33,5% de animales más que durante el mismo período del año 2020 y un 76,7% respecto a la media de los últimos 4 años. La mayoría procedentes de Holanda, Francia, Portugal, Dinamarca y Bélgica.

El sector porcino de capa blanca representa más del 40% de los empleos del sector en el medio rural y supone el 42,8% de la Producción Final Ganadera (PFG) y el 16,4% de la Producción Final Agraria (PFA).

Las granjas favorecen el mantenimiento de la población en las áreas rurales y en el caso del sector porcino, se suma la industria alimentaria que se ha desplegado a su alrededor, por lo que merece la pena encontrar alternativas válidas que permitan el crecimiento y la buena continuidad del sector.