UPA Andalucía ha registrado una solicitud a la Dirección General de Industrias, Innovación y Cadena Agroalimentaria reclamando la autorización para alimentar al ganado mediante pastos, forrajes y piensos convencionales durante un periodo de tres meses ante la situación crítica acuciada por la escasa alimentación debida a la falta de lluvias y al poco pasto propio del final del verano. Una medida que ya se aplicó de forma temporal hace dos años por los mismos motivos.

La secretaria de Ganadería de UPA Andalucía, Francisca Iglesias, explica el porqué de la solicitud: “La situación para los ganaderos es insostenible y si hablamos de la ganadería ecológica es mucho peor. Actualmente, atravesamos un periodo de déficit de precipitaciones importante que, unido a las inclemencias meteorológicas que hemos sufrido recientemente, han provocado que la oferta de alimentación ganadera sea escasa. Hay muy poco pasto propio del final del verano y ese problema se agrava, esta campaña, por la casi nula disponibilidad de paja y cereales ecológicos en los mercados tradicionales. Por eso hemos pedido a la Consejería de Agricultura, a través de un escrito registrado ante la Dirección General de Industrias, que conceda un periodo de tres meses, prorrogable si la situación no mejora, para alimentar al ganado con piensos y forraje convencional al objeto de garantizar la supervivencia de los animales”.

Francisca Iglesias recuerda que la Consejería de Agricultura ya autorizó el uso de piensos convencionales, en años anteriores, esta práctica, que no es nueva porque desde hace tiempo se está sufriendo déficit hídrico en el campo que afecta, notablemente, a la ganadería y más a la ecológica. “La falta de precipitaciones en 2018 o 2019, por ejemplo, tuvo como consecuencia la bajada de rendimientos tanto de la vegetación natural como de los cultivos, especialmente en las zonas más orientales de Andalucía, donde se concentra la mayor superficie dedicada a la producción de cereal bajo técnicas ecológicas. Ya entonces la Consejería autorizó la alimentación con piensos convencionales por un periodo temporal y excepcional. Eso es lo que volvemos a reclamar ahora y confiamos en que la Junta vuelva a autorizarlo”, concreta la secretaria de Ganadería de UPA Andalucía.

Se trata de una petición que se une a la realizada este mismo año para que las administraciones intervengan para mejorar un Seguro de Compensación por Pérdida de Pastos que está teniendo una inexistente respuesta en las zonas más áridas de Andalucía. “Es una herramienta que, a día de hoy, no funciona como se demanda y no es válida para buena parte de los ganaderos de nuestra comunidad. Dramática es, sobre todo, la situación que sufren los ganaderos ubicados en las zonas más áridas, que no tienen nada que darle de comer al ganado en régimen extensivo y semiextensivo y a los que la sequía está llevando al límite al poner contra las cuerdas la rentabilidad y viabilidad de sus explotaciones”, concluye Francisca Iglesias.