La organización agraria UPA propone una batería de medidas para mitigar las pérdidas que están sufriendo los viticultores, los agricultores que peor lo están pasando por la pandemia.Por eso, ha pedido al Gobierno central y a las Comunidades Autónomas que “se retraten” con los viticultores, poniendo “todo de su parte para mitigar sus pérdidas”. Pérdidas derivadas del parón del consumo por el cerrojazo a la hostelería y al turismo, dos de las principales vías de comercialización de vino.

UPA lanzado una batería de medidas que, a su juicio, debe asumir la Administración para afrontar la crisis que sufre el sector del vino. “Urge actuar”, aseguran desde UPA, “para evitar que ningún viticultor se quede en el camino”. La pandemia ha provocado un importante descenso del consumo, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

QUE SE RETRATEN ANTE LA DESTILACIÓN DE CRISIS, VENDIMIA EN VERDE Y NUEVA BAJADA EN LA LIMITACIÓN DE RENDIMIENTOS

Una de las medidas propuestas por UPA es la llamada “destilación de crisis”, que debe servir para retirar vino del mercado y dedicarlo a otros usos. Es necesario, pues las exportaciones se están viendo muy mermadas por los cierres de la hostelería, dentro y fuera de España, por la COVID-19. También se ha sumado el Brexit y una norma aprobada en Rusia que afecta a nuestras exportaciones a ese país, que rondan los 1,5 millones de hectolitros. “Tampoco tenemos novedad alguna sobre una posible retirada de aranceles por parte de Estados Unidos. Biden no se está dando prisa en devolver la normalidad a nuestras relaciones comerciales.”

La sectorial vitícola de UPA apuesta también por la vendimia en verde: “Estamos convencidos de que uva que no llega a convertirse en vino disminuye la situación crítica que está viviendo el sector y mejora la renta de los viticultores profesionales. Estas dos medidas deben tener un presupuesto adecuado para que sean efectivas”, han señalado.

UPA reclama a la Administración que sea “más ambiciosa” en la limitación de rendimientos y baje aún más los límites aprobados en la pasada campaña de 18.000 kg. por hectárea para variedades tintas y 20.000 kg/ha para variedades blancas. “También debe hacerse un control efectivo para que esos rendimientos no se sobrepasen”, reclaman.

Sobre el mantenimiento hasta 2045 del sistema europeo de autorizaciones de plantación de viñedo UPA cree que “es una buena noticia. Algo totalmente necesario para el control del potencial productivo y evitar lo que pasa en otros sectores”.

UPA va a solicitar al Ministerio de Agricultura una reunión “al máximo nivel” con el sector productor. “No podemos consentir que ni un solo viticultor más tenga que abandonar por la ruina y la falta de rentabilidad de las explotaciones. El Gobierno debe poner más de su parte, más esfuerzo y más fondos”, han concluido, reiterando que es el momento de que todo «se retraten» ante esta crisis.