Hace 25 años, se publicó en la revista Phytoma-España el artículo ‘Datos preliminares sobre la utilización de Orius laevigatus (Fiegber) en el control de Frankliniella occidentalis (Perg.) en pimiento en invernadero’, que supuso un cambio de paradigma en el control biológico de plagas en pimiento en invernadero en España, al mostrar la posibilidad de combatir el trips de las flores mediante el empleo de enemigos naturales autóctonos.

A raíz de entonces, la implantación del control biológico en el Campo de Cartagena tuvo lugar de manera muy rápida. Entre 2000 y 2005, alrededor del 20% de la superficie de invernadero que basaba su estrategia de control de plagas en el empleo de enemigos naturales pasó del 20% al 90% (1.600 ha). El nuevo programa de control plagas supuso una reducción de prácticamente la totalidad de los tratamientos contra trips, así como contras otras plagas y enfermedades. Pocos años después tuvo lugar un cambio de estrategias similar en los invernaderos de Almería, donde entre 2005 y 2009, en la mayor parte de la superficie (7.000 ha) se adoptaron los métodos de control biológico.

Por estas razones, Phytoma-España, en colaboración con la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de la Región de Murcia y el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), organiza el Encuentro Internacional 25 años de control biológico en el cultivo del pimiento en el sureste de España, que se celebrará el 3 y 4 de marzo en formato exclusivamente virtual.

En este Encuentro, dirigido a asesores, técnicos, agricultores, investigadores, empresas y, en definitiva, a todos los profesionales dedicados al cultivo del pimiento y hortícolas, Phytoma invita a revisar los inicios, la evolución y la problemática actual del control biológico en pimiento en invernadero. «En estos 25 años se ha producido una transformación sin precedentes en los sistemas de producción hortícolas españoles. Los beneficios en términos monetarios, sociales y medioambientales son incalculables, y ponen de manifiesto la alta rentabilidad de la investigación y el desarrollo, así como la posibilidad de desarrollar una agricultura sostenible de bajo impacto medioambiental», explica el Dr. Juan Antonio Sánchez, investigador del IMIDA y director científico de este Encuentro, que se desarrollará en formato exclusivamente virtual, con una plataforma desarrollada ad hoc que permitirá a los asistentes visionar las ponencias y mesas redondas durante un mes, y acceder a toda la documentación aportada por los patrocinadores.

«El control biológico en pimiento en invernadero en el sur de España se desarrolló en contra de todo pronóstico, porque hasta entonces no se concebía la posibilidad de aplicar el control biológico en los cultivos hortícolas de la zona mediterránea, donde se dan condiciones ambientales propicias para que algunas especies de fitófagos alcancen poblaciones elevadas, siendo además muchas de ellas transmisoras de virus, como es el caso del virus del bronceado del tomate (TSWV)», repasa Sánchez, que fue uno de los autores de ese artículo que marcó un antes y un después en la gestión de plagas, en un momento en el que la situación del cultivo del pimiento en el Campo de Cartagena era muy crítica: en los invernaderos se llegaban a realizar alrededor de veinte tratamientos por campaña solo para el control del trips.

El Encuentro se estructura en cuatro bloques. En el primero, se recordarán los orígenes del control biológico en pimiento en el sureste de España. A continuación, se abordarán las principales plagas en la actualidad, como trips, mosca blanca y pulgones, y las soluciones biológicas disponibles.

El segundo día se tratarán las enfermedades más comunes del cultivo del pimiento, como el virus del bronceado, nematodos y phytophthora, y los medios de control compatibles con enemigos naturales. Por último, se analizarán los aspectos socio-económicos y ambientales relacionados con el cultivo del pimiento.