La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, ha denunciado la baja cotización de la almendra en pepita en la Lonja del Ebro, con un precio de 2,85 euros el pasado lunes, muy por debajo de los 5,50 euros de referencia el pasado año por estas fechas, casi el doble.

La organización agraria recuerda en un comunicado que acaba de iniciarse la recolección de almendra en Aragón, con una previsión de producción de 16.552 toneladas, similar a las 16.849 del pasado año, por lo que considera que «no hay argumentos» para fijar un precio de compra/venta tan bajo.

Destaca que esta la primera campaña en la que la almendra cotiza de forma oficial en la Lonja del Ebro y que para establecer el precio de referencia, los lunes se celebra una reunión (por videoconferencia) en la que participan los ocho componentes de la mesa sectorial, de los que cinco representan los intereses de la industria y sólo tres los de los productores.

A juicio de UAGA, es este «desequilibrio» en la representatividad el que hace que los industriales fijen un precio favorable para sus intereses.

Además apunta que en las Lonjas de Murcia y Albacete, de referencia en frutos secos, se ha fijado un precio para la almendra común de 3 y 3,10 euros, respectivamente, y que en ellas siempre se establecen precios entre 0,5 y 1 euros por encima de la del Ebro. En la Lonja de Reus, por su parte, todavía no ha habido cotización. Algo que, para la organización agraria, «es incomprensible ya que en las zonas más tempranas de Cataluña también ha empezado la campaña». 

Esta denuncia de bajos precios en la almendra se suma a las que han realizado el sector ovino y el de cereales, que a principios de junio criticó los bajos precios de la cebada al inicio de la cosecha.