El secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, ha reconocido que desde el Ministerio se está acelerando la convergencia de las ayudas prevista en la PAC y, en concreto en el periodo transitorio de dos años, y que comenzará el día 1 de febrero. Y lo justifica porque «este Gobierno solo siguiendo sobre todo las recomendaciones de la Comisión Europea, para concluir un proceso que se dilata más que en la mayoría de Estados miembros, en que ya está concluido», aunque aclara que «se hará de forma gradual, de manera que los agricultores puedan ir adaptándose».

En una entrevista con Tomás Monago en diariodesevilla.es, Miranda insiste en que «el objetivo es acabar con una falta de objetividad, como el hecho de que dos agricultores, de una misma región, que cultivan lo mismo, en las mismas condiciones, hoy, pueden recibir ayudas muy diferentes. En este debate es muy importante el tipo de preguntas que nos hacemos. Cuando nos preguntamos por qué aceleramos la convergencia, se piensa en los beneficiarios que tienen importes de ayuda por encima de la región a la que pertenecen y, sin embargo, nadie hace referencia a los beneficiarios que tienen importes de ayuda por debajo. A lo que ambos tienen realmente derecho es a recibir el importe de ayuda medio de su región, tanto el que recibe menos como el que recibe más; ése es el punto de llegada de un proceso que comenzó en 2015».

«EL PROPÓSITO ES MANTENER UNA DIFERENCIACIÓN REGIONAL DE LA AYUDA BÁSICA A LA RENTA, CON UN MODELO DE REGIONES MÁS SENCILLO PERO BASADO EN CRITERIOS SEMEJANTES»

Un periodo transitorio que ya ha provocado mucho enfado en Andalucía, que rechaza este decreto de forma unánime, pero que el secretario general de Agricultura y Alimentación no comparte.  «Permítame una aclaración. Un beneficiario puede tener tantos derechos como hectáreas. De esos derechos, algunos pueden tener un valor por encima del 30% de la media de su región. En Andalucía sólo el 9% de los derechos tiene un valor superior al de su región, cifra muy similar al conjunto de España que es el 8%».  El proceso de convergencia significa que los importes de ayuda por hectárea por encima de la media de la región se reducen progresivamente hacia la media. Al mismo tiempo, quienes tienen importes de ayuda por hectárea por debajo de la media de la región, ven incrementados también progresivamente sus importes hacia la media».

En este sentido, ha aclarado que en este periodo transitorio que solo el 1% de los beneficiarios de Andalucía «verá reducidos sus importes en más de un 20%. Globalmente, habrá tantos beneficiarios cuyos importes se aproximan a la baja como beneficiarios cuyos importes se aproximan al alza. En su conjunto, el ejercicio para la comunidad autónoma de Andalucía es neutro.  En todo caso, los importes por hectárea medios de las regiones de Andalucía son los que establece la normativa actual de la PAC y son, por tanto, los que les corresponden a los agricultores de Andalucía y de toda España».

Sobre el Plan Estratégico que se está negociando, Fernando Miranda insiste en han participado las organizaciones agrarias y las comunidades autónomas. y que además  debe recoger las recomendaciones de la Comisión Europea del pasado mes de diciembre, e»n la que se recuerda la necesidad de eliminar la vinculación a las referencias históricas y se cita expresamente la necesidad de avanzar significativamente en el proceso de convergencia interna. Teniendo en cuenta esta recomendación y el resultado del análisis de necesidades del Plan Estratégico, España tiene que avanzar en convergencia de manera significativa teniendo en cuenta grupos de territorios o regiones más homogéneos que los 50 actuales. El propósito del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación es seguir manteniendo una diferenciación regional de la futura ayuda básica a la renta, con un modelo de regiones más sencillo que el actual, pero basado en criterios semejantes».