LA UNIÓ de Llauradors estima que las pérdidas a causa del pedrisco por las tormentasdel pasado sábado, y que afectaron sobre todo a las comarcas del Baix Maestrat, Plana Baixa y Plana Alta, dejan en una primera evaluación de urgencia unas pérdidas directas en el campo superiores a los 8 millones de euros.

El radio de acción de los daños, que se suman a los sufridos anteriormente, se concentra, según la información de la organización, en unas 2.400 hectáreas de cultivo, de las que más de 1.900 se sitúan en el Baix Maestrat, sobre todo en la localidad de Benicarló y ya en menor medida en Càlig, Vinaròs y Peníscola.

Las restantes 500 hectáreas se reparten prácticamente a partes iguales en las comarcas de la Plana Alta y localidades como Castelló y Almassora y en la Plana Baixa en municipios como Vila-real y ya en menor medida en Borriana. Los cultivos más afectados son los cítricos tanto con daños en fruta actualmente en fase de maduración como en madera y las hortalizas, fundamentalmente la sandía y el melón, en plena campaña de recolección, aunque también otros cultivos hortícolas.

LA UNIÓ informa también que los daños a causa del pedrisco del pasado sábado están cubiertos por el actual sistema de seguros agrarios y que reclamará a Agroseguro la agilización de la peritación de las parcelas siniestradas.

Por otra parte, la organización agraria también reclama, como ha venido haciendo ante este tipo de incidencias y aparte de las anteriores medidas, la concesión de ayudas directas, el reparto gratuito de producto fungicida para cicatrizar los daños, la condonación del IBI de las parcelas cultivadas y construcciones presentes en ellas, la bonificación de las cuotas de la Seguridad Social durante un año, el establecimiento de préstamos con interés subvencionado y también una serie de actuaciones y ayudas para las cooperativas comercializadoras afectadas.