El campo siempre ha sido objeto de deseo para los políticos… cuando hay elecciones. Luego se suelen olvidar de él, pero mientras haya un posibilidad electoral cerca siempre estará en cartera. Y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya ha metido la agricultura en su agenda para buscar apoyos de cara a su investidura.

Será este jueves día 8 cuando se reúna con los representantes de las organizaciones agrarias y cooperativas en busca de respaldos morales que se puedan concretar en una presión agraria al resto de partidos para que le dejen gobernar.

Será la primera vez que el presidente del Gobierno se reúna con todos los representantes agrarios desde que hace un año llegara a la Moncloa. Pero cuando hay intereses políticos, nuestros representantes son capaces de todo. Hasta de hablar de agricultura.

Y aunque no sea una reunión de trabajo propiamente dicha, ya que se busca más el respaldo moral que sacar una negociación concreta sobre la situación del campo españo, no cabe duda de que el sector le pondrá deberes a Sánchez.

Así, ya habla desde COAG, que acudirá representada por el murciano Miguel Padilla, de poner sobre la mesa tema como la problemática de los mercados agrarios. También quieren hablar de la necesidad de extender y facilitar la participación de agricultores, ganaderos y medio rural en la puesta en marcha de la generación de energía fotovoltaica. Una iniciativa que puede mejorar sus rentas y favorecer el mantenimiento de la población en el mundo rural.

Un encuentro político, casi electoral, en el que se intentará arañar compromisos de cara al futuro. Y del que seguro que sale un mensaje claro: No se quiere recortes en la PAC. Por prometer que no quede. y todo sea porsu investidura.