La empresa leonesa Patatas Hijolusa recibe la certificación de Estrategia  Sostenible (ODS) por parte de AENOR por su continuidad y mejora de la sostenibilidad, y por la
contribución de su estrategia empresarial a los ODS más relevantes para su actividad.

La entrega del certificado ha contado con la participación de Inmaculada García, directora de AENOR en Castilla y León; Beatriz Álvarez, responsable de administración y RR.HH. de Patatas Hijolusa; David García, director de planta de Patatas Hijolusa y Ruth Nieto, responsable de calidad y sistemas de gestión de Patatas Hijolusa.

Patatas Hijolusa continúa reinventándose día a día para adaptarse a las nuevas necesidades del consumidor. Empresa líder y referente en el mercado nacional, este crecimiento va acompañado de una mejora y cuidado especial de su Responsabilidad Social Corporativa, un elemento esencial en la estrategia empresarial. Trabaja de forma continua en adaptar el modelo de negocio para así poder reducir el impacto de su actividad en el medioambiente y favorecer el desarrollo social.

Se convierte en la primera empresa dedicada al cultivo, selección, envasado y comercialización de patatas y boniatos, lavados y frescos, en recibir la certificación de Estrategia Sostenible (ODS) de AENOR, por la mejora continua de su sistema de calidad y gestión medioambiental, siendo la primera de su sector que incorpora la sostenibilidad a su plan estratégico. Y alinea su estrategia de RSC en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) enmarcados en la agenda 2030.

Con la intención de contribuir a reducir la huella de carbono y apostar por el uso de una energía limpia, Patatas Hijolusa ha instalado una planta solar para el autoconsumo en la cubierta de su fábrica. Apoya y contribuye al desarrollo del campo español comprando la mayor parte de su materia prima a agricultores de varios puntos de la geografía nacional durante la temporada de recolección en España.

Ha conseguido reducir su huella de carbono, disminuyendo el consumo de energía y minimizando las emisiones de CO2. Y evita el desperdicio alimentario destinando las patatas que no están en condiciones de ser consumidas, o no cumplen sus estándares de calidad, a la alimentación animal. Generar un impacto positivo debe de ser el pilar por el que se guíe nuestro trabajo, y pasar de las palabras a los hechos es lo más relevante. No nos cabe duda de que asumiendo estos retos también se generarán nuevas oportunidades. La mejora empieza en las personas y es infinita”, subraya Beatriz Álvarez, responsable de administración y RR.HH. de Patatas Hijolusa.

Inmaculada García, directora de AENOR en Castilla y León, ha comentado: “Esta certificación propia de AENOR resalta la importancia de la inclusión de los ODS en las estrategias empresariales con objeto de proporcionar a las organizaciones un marco para la recuperación económica, potenciar el valor de la empresa como agente clave para la consecución de estos objetivos, y reafirmar su compromiso con la Agenda 2030 de Naciones Unidas”.