Las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA han valorado la postura de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo (PE), que aprobaba el miércoles 3 la inclusión de los pastos mediterráneos dentro de la definición de pastos permanentes. En línes generales, esta aprobación es bien acogida, pero se pide prudencia hasta que la CE no lo respalde definitivamente.

La legislación europea actual sólo reconoce como pastos permanentes aquellos en donde predominan los herbáceos, sin tener en cuenta las especies leñosas presentes en los pastos mediterráneos, lo que ha derivado en las últimas multas impuestas a España.

Para Asaja, se pondría fin aun sistema que penaliza a España al no reconocer el papel de las dehesas

El responsable de Relaciones Internacionales de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja), Ignacio López, ha recordado que el sector llevaba mucho tiempo defendiendo estas modificaciones.

En este sentido, López ha considerado que, en los últimos años, los pastos mediterráneos se han visto penalizados por la interpretación rigurosa y «septentrional» del CAP (Coeficiente de Admisibilidad de Pastos).

La interpretación clásica, que perjudicaba a España, «no reconocía nuestras dehesas como superficies eminentemente pastables, en donde los árboles y demás especies leñosas no solo dan sombra, sino que también mantienen humedad y, por tanto, el pasto en épocas estivales, así como el fruto para alimentar al ganado extensivo».

«Se trata de un ecosistema único, que favorece la biodiversidad, la protección del suelo contra la erosión y con un gran beneficio medioambiental y climático», han afirmado desde Asaja.

Para COAG «es una buena noticia de cara al diálogo a tres (Comisión, Consejo y PE) que viene ahora»

Para el director de los servicios técnicos de COAG, José Luis Miguel, la aprobación de estas enmiendas «pone encima de la mesa este debate» y «es una buena noticia» de cara al «diálogo a tres que viene ahora», es decir, con la Comisión y el Consejo.

A partir de ahora, habrá que ver cómo reacciona la Comisión que «es la guardiana de estos asuntos», en cuanto a la interpretación de normas y cuestiones técnicas, ha indicado.

«Se debe hacer ver a la Comisión cuál es la situación de España y la necesidad de salvaguardar nuestras dehesas y pastos mediterráneos y la ganadería extensiva, que tan maltratada se ha visto por múltiples vías», ha apuntado Miguel, para quien la PAC estaba más pensada para países del norte y centro de Europa, donde los pastos tienen unas características más uniformes (tipo «praderas verdes»).

De acuerdo con la eurodiputada Esther Herranz, «el informe de la comisión parlamentaria será tenido en cuenta en el voto final del próximo pleno del Parlamento y en las negociaciones con el Consejo de la UE» sobre la propuesta de la Comisión Europea (CE) de revisión de los textos legislativos conocida como «ómnibus».

UPA: es una «necesidad a gritos» y un acto de «justicia» hacia las zonas pastables del sur de Europa

El secretario de Ganadería de UPA, Román Santalla, ha recibido «con mucha prudencia» la aprobación por parte de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo (PE) de la inclusión de los pastos mediterráneos dentro de la definición de pastos permanentes.

En declaraciones a Efeagro, Santalla prefiere mantener esa prudencia mientras esa decisión no sea ratificada por el Parlamento Europeo.

Bajo su punto de vista, incluir los pastos mediterráneos dentro de los permanentes es una «necesidad a gritos» y un acto de «justicia» hacia las zonas pastables del sur de Europa, que «no tienen nada que ver» con las centroeuropeas.

Según ha señalado, será necesario hacer una «labor didáctica» ante los dirigentes europeos para que entiendan que estas superficies son zonas en las que los animales «han habitado y han pastado históricamente».