Fruta y verduras a 25 céntimos el kilo suena a el sueño de un ama de casa realizado. Y a la pesadilla de un agricultor confirmada. Y esto es lo que ha ocurrido en Cataluña, donde JARC-COAG denunciará la cadena de supermercados catalana Casa Ametller por aplicar la venta a pérdidas (comercializar un producto a un precio más bajo del que se ha adquirido) en sus ofertas de frutas y hortalizas por el precio citado en los dos primeros kilos de compra de su promoción.

Se trata de un caso bastante grave y, al margen de que la organización agraria llevará esta práctica ante la Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO) y la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), deja un sinsabor amargo de que a algunos parece que se quieren reír de los agricultores.

Y es que esta cadena, muy conocida en esta Comunidad, no sólo reconoce que la oferta es por una sobreproducción, con lo que conlleva eso para un sector que lleva toda la campaña peleando por un precio justo que no les siga hundiendo en la miseria, sino que además, como ‘gancho’, no duda en poner a un apuesto agricultor ofreciendo su mercancía, sonriendo como si no supiera que con esos precios estará arruinado al final de la promoción.

Es cierto que esta cadena tiene su propia producción, pero eso lo hace aún más grave, porque significa que sabe lo que cuesta producir para que luego se banalice este trabajo a 25 céntimos el kilo.