La Comisión Europea está adoptando nuevas medidas rápidas y propone otras medidas excepcionales para seguir apoyando los mercados agrícolas y alimentarios más afectados. El sector agroalimentario de la UE está demostrando su capacidad de resistencia en estos tiempos sin precedentes, tras el brote del coronavirus, aunque hay sectores muy afectados por lo que la CE ha decidido confirmar sus promesas y ha aprobado un paquete de medidas que incluye ayudas al almacenamiento para algunos productos lácteos, el vacuno, ovino y caprino. Por el momento se queda fuera el vino de calidad como pedía el sector.

El nuevo paquete de este miércoles 22 incluye medidas para la ayuda al almacenamiento privado en los sectores lácteo y cárnico, la autorización de medidas de mercado de auto-organización por parte de los operadores en los sectores más afectados y la flexibilidad en las frutas y verduras, el vino y algunos otros programas de apoyo al mercado.

En el estado actual de la evolución de los mercados, las medidas propuestas tienen por objeto enviar una señal encaminada a estabilizar los mercados y se consideran las más adecuadas para proporcionar estabilidad a los precios y la producción futuros y, por consiguiente, estabilidad en el suministro de alimentos y seguridad alimentaria.

En el paquete de medidas se vigilarán de cerca los movimientos de los precios al consumidor para evitar efectos adversos

El paquete de medidas excepcionales anunciadas como una respuesta adicional a la crisis del Coronavirus incluyen:

Ayuda al almacenamiento privado: la Comisión propone conceder ayudas al almacenamiento privado de productos lácteos (leche desnatada en polvo, mantequilla, queso) y cárnicos (carne de vacuno, ovino y caprino).

Este régimen permitirá la retirada temporal de productos del mercado durante un mínimo de 2 a 3 meses y un máximo de 5 a 6 meses. Esta medida conducirá a una disminución de la oferta disponible en el mercado y reequilibrará el mercado a largo plazo.

Flexibilidad para los programas de apoyo al mercado: la Comisión introducirá flexibilidad en la aplicación de los programas de apoyo al mercado del vino, las frutas y hortalizas, el aceite de oliva, la apicultura y el plan escolar de la UE (leche, frutas y hortalizas). Esto permitirá reorientar las prioridades de financiación hacia medidas de gestión de crisis para todos los sectores.

Derogación excepcional de las normas de competencia de la UE: aplicable a los sectores de la leche, las flores y las patatas. La Comisión autorizará la excepción a determinadas normas de competencia en virtud del artículo 222 del Reglamento sobre la organización común de mercados, que permite a los operadores adoptar medidas de mercado de auto-organización.

Concretamente, se permitirá a estos sectores adoptar colectivamente medidas para estabilizar el mercado. Por ejemplo, se permitirá al sector lechero planificar colectivamente la producción de leche y al sector de las flores y las patatas retirar productos del mercado.

También se permitirá el almacenamiento por parte de operadores privados. Esos acuerdos y decisiones sólo serán válidos durante un período máximo de seis meses. Se vigilarán de cerca los movimientos de los precios al consumidor para evitar efectos adversos.

La Comisión tiene previsto que este pquete de medidas se adopte antes de finales de abril. Antes será necesario consultar a los Estados miembros y votar estas medidas. Por lo tanto, están sujetas a cambios. Los detalles de estas propuestas se revelarán en el momento de su adopción final.