Aunque la propuesta había generado algunas críticas, al final el vicepresdiene segundo del Gobierno Pablo Iglesias se librará del escrache agario, ya que el presidente de APAG Extremadura Asaja ha denunciado que la Delegación del Gobierno de la Comunidad de Madrid ha denegado los permisos para realizar un acto de protesta en la residencia del vicepresidente del Gobierno en defensa del campo.

La petición se realizaba el pasado 2 de marzo y esta semana se conocía la resolución contraria, en base a la «inviolabilidad del domicilio» del vicepresidente al conculcarse sus derechos fundamentales. En este sentido, Metidieri ha señalado que «en ningún momento la organización agraria pretendía manifestarse en el salón de la casa de Iglesias ni en su piscina, por lo que esa inviabilidad no corría peligro».

En este sentido, el dirigente agrario ha recordado que antes el escrache y las concentraciones para reivindicar eran calificadas por Pablo Iglesias como «el jarabe de la democracia», aunque ahora parece que ese jarabe ha mutado y no nos permiten esa protesta.

Ante esta decisión de la Delegación del Gobierno, APAG Extremadura Asaja ha dejado claro que «continuaremos con la protesta para hacer llegar nuestra tabla de reivindicaciones» por lo que se volverá a realizar una petición para manifestase.

En concreto, se están barajando tres lugares como son la Plaza de la Constitución de Galapagar, la sede de la vicepresidencia de Pablo Iglesias o la sede del Ministerio de Agricultura, en Madrid, para hacer llegar las peticiones del campo.

Metidieri ha señalado que lo que más preocupa a la organización agraria es la situación del campo, por lo que no van a parar las reivindicaciones para reclamar soluciones a los bajos precios, el futuro de las ayudas de la PAC o la trazabilidad, entre otras. «Seguiremos reivindicando y nuestro siguiente paso es Madrid», ha concluido.