Dos personas de nacionalidad centroafricana han sido detenidas en la provincia de Albacete acusados de un delito de explotación laboral, ya que ejercían de jefes de cuadrillas entre sus compatriotas, que habían captado como mano de obra para los empresarios del sector del cultivo del ajo, actividad que rodeaban de diversos comportamientos delictivos.

El número de trabajadores que controlaban los dos detenidos era muy elevado por la alta demanda de mano de obra que precisa el sector del ajo, lo que les llevaba a emplear en muchos casos a trabajadores que se encuentran en situación ilegal, preferidos por ser más susceptibles de explotación y temerosos en cuanto a la reclamación de sus derechos, según ha explicado la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha en un comunicado.

Se entregaban en algunos casos documentación falsa a los empresarios hasta el punto de una persona estaba dado de alta en la SS cuatro veces

Para facilitar el trámite de alta en la Seguridad Social, entregaban al empresario documentación falsificada o copia de la de terceros, bien sin su consentimiento o, en otros supuestos, con la anuencia del titular, a cambio de percibir una cantidad de dinero.

En el transcurso de la investigación policial, se ha podido acreditar cómo los detenidos, para dar de alta en la Seguridad Social a cuatro trabajadores que estaban en situación ilegal, habían llegado a emplear la documentación de una misma persona.

En otra ocasión, los trabajadores habían sufrido diversos abusos, con exigencia de dinero por la búsqueda de trabajo y alojamiento, para finalmente negarles el salario que deberían percibir después de varias semanas de agotadoras jornadas.

La investigación ha puesto de manifiesto como una práctica muy generalizada que los detenidos, en su calidad de intermediarios ante los empresarios, retenían parte del salario a modo de comisión por su gestión de búsqueda de empleo y control de su actividad laboral.

Realizados varios controles en explotaciones agrícolas, se ha podido comprobar la situación de ilegalidad en la que se encontraban algunos trabajadores, que no habían sido dados de alta en la Seguridad Social.

Estas actuaciones han sido realizadas en los últimos días por efectivos de la Comisaría de Albacete, en colaboración con la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, dirigidas a la prevención y represión de la explotación laboral vinculada a las campañas agrícolas.

Cabe recordar que la Guardia Civil junto con la Policía Nacional de Rumania, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la Agregaduría de Interior de Rumania en Madrid y la Embajada de España en Bucarest en el marco de las operaciones PURPURA ALLIUM y ALLIUM CU, ha auxiliado, informado y ofrecido sus derechos como víctimas a 59 trabajadores, de origen rumano, maliense y marroquí, que trabajaban como temporeros en la recogida de ajos en las localidades de Las Pedroñeras, El Provencio y Barajas de Melo (Cuenca).

Asimismo, desde CCOO en Castilla-La Mancha se ha reclamado medidas contundentes contras las empresas agrarias acusadas de explotación laboral en las distintas campañas agrícolas. Y para eso, ha exigido que dichas empresas no cobren las ayudas de la PAC, así como que se proceda a comparar por parte de las Administraciones la producción con la contratación para así determinar si se está contratando ilegalmente a trabajadores.