Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras analizar el proyecto de Ley de protección, derechos y bienestar de los animales, trabaja en un elenco de propuestas de enmienda, con vistas a presentar a los partidos del Congreso, donde destaca fundamentalmente que, con la aprobación de esta ley, quedaría en entredicho la función de los perros pastores a los que se les cataloga como animales de compañía.

Unión de Uniones critica que, si bien el Ministerio de Agricultura ha hecho algunas propuestas de mejora a la situación de los perros pastores en el proyecto de ley impulsado por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, son totalmente insuficientes para salvaguardar la actividad que estos perros pastores desarrollan.

LA LEY DEJA A LOS PERROS PASTORES COMO ANIMALES DE COMPAÑÍA CUANDO HACEN UNA LABOR ESPECÍFICA

La organización señala que el proyecto de Ley excluye a los animales en producción, es decir, las especies ganaderas, salvo casos específicos. En este contexto, el principal problema que supone esta Ley es para la ganadería extensiva, al incluir dentro del ámbito de aplicación a los perros pastores para guardar el ganado que quedan considerados como animales de compañía, pese a ser animales utilizados en actividades específicas.

Esta inclusión provoca que muchas de las obligaciones que se imponen para los animales de compañía se apliquen a los perros pastores, pese a ser totalmente incompatibles con las labores que realizan.

En este sentido, Unión de Uniones destaca el caso de que los llamados animales de compañía tengan prohibido estar sueltos en lugares de “acceso público, especialmente en los parques nacionales u otros espacios naturales protegidos donde puedan causar daños a las personas, al ganado o al medio natural”por lo que critican que «si bien es esencial que se exija para las mascotas, no puede aplicar de ninguna manera a los perros pastores».

Este punto, a juicio de la organización, demuestra que ni el Ministerio de Derechos Sociales, y lo que es más grave, ni el Ministerio de Agricultura son permeables a la realidad de la ganadería extensiva y la actividad que desarrollan los perros pastores. “No tiene sentido que se exija esto a los perros pastores por considerarlos animales de compañía; por su labor, han de estar sueltos y ejerciendo su tarea de proteger al ganado en espacios naturales y en parques nacionales, por lo que deben considerarse excepciones como esta entre muchas otras”, explican desde Unión de Uniones.

Otro ejemplo, es que tengan que mantenerse integrados en el núcleo familiar, “una exigencia totalmente incompatible con la labor del perro pastor y de guarda del ganado, cuyo lugar es con el rebaño”, apuntan desde la organización.

Unión de Uniones recalca que estas son solo unas pocas de las incompatibilidades que se han detectado en el proyecto de Ley y que presentará a los grupos políticos y considera esencial subsanar si realmente hay intención política de no impedir la labor de los perros pastores y de guarda del ganado.

PALOS EN LAS RUEDAS DE LA GANADERÍA

Unión de Uniones critica que desde el Gobierno, con la complicidad del Ministerio de Agricultura, no se haga más que poner palos en las ruedas a la ganadería, siendo sometida a un ataque casi constante por distintos frentes.

“Por un lado, el MITECO quiere aumentar el número de lobos y nos dice que invirtamos en medidas preventivas como perros pastores, ahora el ministerio de Derechos Sociales nos impone normas imposibles para tenerlos”, señalan desde la organización. “Y todo esto delante del Ministerio de Agricultura que no parece conocer del todo el sector sobre el que es competente y somos los ganaderos los que volvemos a pagar las incoherencias del Gobierno” añaden.

Asimismo, otra de las vías en las que estaría trabajando Unión de Uniones en el ámbito del proyecto de Ley es respecto a aquellos animales de producción que perdiendo su fin productivo se inscriben como animal de compañía.

En este aspecto, la organización ve grandes vacíos a este proceso que deben ser desarrollados reglamentariamente de cara a garantizar una protección real de la ganadería. Asimismo, respecto a entidades de protección animal para rescate de animales de producción, Unión de Uniones considera que se precisa un mayor despliegue de requisitos de cara a garantizar la sanidad y el bienestar animal en estos centros.

“No puede ser que al ganadero se le exija incluso el vaciado de toda su explotación por motivos de lucha contra enfermedades animales y que esta ley abra la puerta a que en los a menudo mal llamados “santuarios” puedan albergar animales con menos control desde el punto de vista de sanidad, higiene y bienestar animal”.