ASAJA Castilla-La Mancha ha analizado el Real Decreto que regula la aplicación de la Política Agrícola Común (PAC) en España para el periodo transitorio 2021 y 2022 y ha criticado que, tal y como se ha aplicado la convergencia, no ha mejorado las condiciones de la región, ya que la sitúa a la cola de las regiones con menos importes por hectárea en el ámbito nacional.

Los técnicos de la organización agraria, que se reunieron  por videoconferencia, han explicado que, al igual que habrá agricultores y ganaderos castellano-manchegos que vean incrementar sus ayudas, habrá otros que tendrán unas penalizaciones tan altas que pongan en riesgo sus explotaciones, por lo que han insistido en que este Real Decreto de transición no es el que necesita Castilla-La Mancha, que está situada a la cola de las regiones con menos importes por hectárea en el ámbito nacional.

El proceso de convergencia consiste en que el valor de los derechos de cada agricultor o ganadero tiene que acercarse al valor medio de su región. Sin embargo, se han contemplado las actuales regiones productivas en vez del conjunto nacional, con lo cual, no se logran los fines que exigen las normativas europeas y no se beneficia en absoluto a Castilla-La Mancha

Por ello, la organización agraria ha reclamado una convergencia total en toda España y el menor número de regiones productivas posibles, lo que evitaría en Castilla-La Mancha las tradicionales discriminaciones ocasionadas por los derechos históricos y la adaptación a los cultivos que hay en la actualidad.

HA REPROBADO EL PERFIL DE LOS RESPONSABLES EN LAS NEGOCIACIONES DE LA PAC, PRIORIZANDO LOS INTERESES POLÍTICOS SIN APORTAR GARANTÍAS PARA EL FUTURO DEL CAMPO

Igualmente, ASAJA CLM ha criticado que el presupuesto para 2021-2022 se haya reducido casi un 2% en cada una de las anualidades, no solo por la pérdida que puede suponer ese porcentaje, sino porque, además, la evolución de los fondos demuestra una tendencia decreciente en las ayudas. También ha resaltado que, en el anexo II del nuevo Real Decreto, sobre los límites máximos presupuestarios, no hay ni una sola línea de ayuda que no se haya visto afectada por una reducción de las cifras.

«A nuestros productores se les pide más esfuerzos con menos presupuesto, imponiendo un modelo conservacionista y limitaciones al sistema productivo y desoyendo las recomendaciones de abastecimiento de alimentos de organismos como la FAO o la OMS».

En este sentido, la organización agraria ha señalado la importancia de trabajar ya en la reforma que se llevará a cabo a partir de 2023, apostando por la producción de alimentos en vez de imponer unas restricciones y condiciones cada vez más difíciles de asumir por los agricultores y ganaderos.

ASAJA CLM también ha reprobado el perfil de los responsables en las negociaciones de la PAC, priorizando los intereses políticos sin aportar garantías para el futuro del campo. En esta línea, ha pedido al Gobierno nacional que defienda un modelo agrario productivo capaz de enfrentarse a los mercados internacionales y conseguir que los productores reciban unos precios justos.

Del mismo modo, ha reclamado al Gobierno regional que, para el Plan Estratégico de la PAC en España, defienda alto y claro a los productores de la región, tal y como ya se han pronunciado en otras comunidades autónomas, y pida una regionalización más justa para Castilla-La Mancha que sitúe a la región a la cola de las regiones en España.