COAG Castilla y León ha presentado un documento de alegaciones a la modificación de las normas urbanísticas municipales de Noviercas, que califica de «traje a medida» para permitir la instalación a la empresa Valle de Odieta de una macrovaqueria con más de 20.000 cabezas.

La organización agraria concluye en su escrito, al que ha tenido acceso Efeagro, que con los cambios planteados por la corporación de Noviercas el modelo territorial previsto se ve sustancialmente modificado y se podrían autorizar usos del suelo susceptibles de producir una gran transformación del territorio y la implantación de edificaciones fuertemente discordantes con el entorno tradicional.

Además, COAG considera que la modificación es contraria al modelo territorial definido en las directrices esenciales de ordenación del territorio de Castilla y León.

En este sentido, la organización agraria ha apuntado que la empresa todavía está pendiente del informe favorable de Confederación Hidrográfica del Duero sobre la existencia y disponibilidad de los recursos suficientes para satisfacer la demanda hídrica de la vaquería.

CRITICA LA «OPTIMISTA» PREVISIÓN DE FIJAR POBLACIÓN EN NOVIERCAS DE 150 EMPLEOS DIRECTOS Y 100 INDIRECTOS PORQUE ES «MUY CUESTIONABLE»

También está pendiente del informe ambiental estratégico de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente castellanoleonesa que determine si las modificaciones puntuales de las normas urbanísticas tienen efectos significativos sobre el medio ambiente.

Para COAG, no está justificado el interés público de la modificación de las normas urbanísticas, ya que la «optimista» previsión de que una macrovaquería va a fijar población en Noviercas de 150 empleos directos y 100 indirectos es «muy cuestionable».

A su juicio, existen otros núcleos urbanos dotados de mejores servicios en las proximidades, por ejemplo Soria, a 40 kilómetros.

La empresa Valle de Odieta S.C. pretende instalar en Noviercas una macrovaquería con capacidad para 18.500 vacas adultas en producción y su correspondiente recría, con una producción de leche de 200.000 toneladas anuales, para lo que ocupará una superficie de 154 hectáreas y otras 230 para la obtención de forrajes y pastos.

La explotación será equivalente en tamaño (UGM) a una de las mayores granjas del mundo, en este caso porcina, que se está construyendo en China y que albergará a 84.000 animales.

Según Coag, el impacto de una macrovaquería será justamente el contrario ya que hundiría los precios de la leche dada su elevada producción, hasta expulsar del mercado lácteo a 432 explotaciones ganaderas familiares de la región, un tercio de las explotaciones de Castilla y León.

Su secuela, ha añadido, será una pérdida de 726 puestos de trabajo directos en el medio rural y más despoblación en el medio rural.