Las organizaciones agrarias UPA-UCE y Asaja, junto a Cooperativas Agroalimentarias han reclamado este martes un precio «justo» para el tabaco de la comarca cacereña de La Vera, del que viven más de 20.000 familias del norte de Cáceres y han anunciado movilizaciones para lograrlo.

Según ha asegurado responsables de estas organizaciones en Mérida, a menudo el cultivo «no cubre los costes de producción» debido a que la empresa pública de tabaco (Cetarsa) paga un precio «insuficiente».

Así lo ha manifestado el secretario de UPA-UCE, Ignacio Huertas; el presidente de Asaja Extremadura, Ángel García; y el presidente de cooperativas Agro-alimentarias, Ángel Pacheco quienes han anunciado que mañana se reunirán con los tabaqueros en Talayuela (Cáceres), para decidir el tipo de movilización a realizar.

Asimismo, han instado a las administraciones a que apoyen estas reivindicaciones de un precio justo del tabaco, sobre todo cuando se habla de garantizar los precios, o que hablen con el Ministerio de Hacienda para que se les exonere de la Ley de Trazabilidad que pretende sacar el Ministerio.

Según han detallado, mientras en Italia el kilo de tabaco se paga a 2,60 euros, en España ese precio no sobrepasa los 2,30 euros, cuando un kilo de este producto tiene un coste de producción de 2,75 euros, diferencia que los agricultores deben subsanar con las ayudas que reciben de la Política Agraria Comunitaria (PAC).

PIDEN A CETARSA QUE CAMBIE LA DINÁMICA DE LOS PRECIOS QUE ESTÁ SIGUIENDO ESTA CAMPAÑA, Y QUE ABRA UNA MESA CON EL SECTOR PARA HABLAR DE CONTRATOS PLURIANUALES

Según ha explicado Huertas, las ayudas de la PAC representan el 30 por ciento de los ingresos brutos que tienen los tabaqueros pero el 70 por ciento restante depende del precio, por lo que este «se torna imprescindible para garantizar el futuro del sector y se ha convertido en el principal problema de los tabaqueros».

Además, ha exigido a Cetarsa que cambie la dinámica de los precios que está siguiendo esta campaña, menor que la anterior, y que abra una mesa con el sector para hablar de contratos plurianuales, porque a su juicio, los tabaqueros necesitan de garantía de futuro.

Huertas ha explicado que se trata de un sector «diferente» en el que hay «muy pocos» operadores por lo que si la industria principal, que en este caso es CETARSA, no adquiere un compromiso con los productores a varios años, «es difícil garantizar la viabilidad del cultivo».

Por su parte, Ángel García, ha dicho que el sector del tabaco se encuentra en «una tormenta perfecta», con una reforma de la PAC que no acaba de alumbrarse, la multinacional Japan Tobacco International parece que va a cambiar las condiciones de cultivo, un decreto del Ministerio de Hacienda que hace «poner un policía de aduanas detrás de cada tabaquero» y un sistema de precio que «va hundir al sector».

En cuanto al representante de Cooperativas Agroalimentarias,. ha instado a la unión del sector y a crear una mesa de diálogo entre los agentes que intervienen, «para garantizar la estabilidad de las exportaciones».