Agricultores de la costa de Granada han cortado, por segundo día consecutivo, la carretera N-340 en distintos puntos de la comarca en señal de protesta por la caída de precios en origen del pepino y la entrada incontrolada desde Marruecos, en las últimas fechas, de productos hortofrutícolas. Las asociaciones agrarias proponen la retirada de producto, en torno a un 10% de la producción de pepino, para intentar que los precios se regulen y poder hacer frente a esta crisis

Las acciones de protesta han incluido la manifestación de un centenar de agricultores que han cortado el acceso desde Castell de Ferro (Granada) hasta la A-7 a su paso por este municipio con el respaldo de nuevo no solo de COEXPHAL-APROA sino de las organizaciones ASAJA, COAG y UPA.

Por su parte, los agricultores de Carchuna han vuelto a arrojar pepinos en la N-340 a su paso por este anejo de Motril, lo que ha provocado el corte de esta arteria de comunicación.

Las movilizaciones se mantendrán en los próximos días mientras no se busque una solución al problema, que ocasiona que el precio del pepino esté por debajo del coste de producción, y que pasaría por retirar como mínimo un 10% de la producción de pepino, según han indicado a Efe fuentes del sector.

Un portavoz ha indicado que con el actual precio, que no llega a los 10 céntimos el kilo, no cubren gastos, situación que se ve agravada estos días por la entrada de productos desde Marruecos,ya que según se viene denunciando la importación de los productos marroquíes ha desestabilizado el mercado de las frutas y hortalizas, desde que el pasado 15 de octubre entrara en vigor el acuerdo de asociación en materia agrícola entre la Unión Europea y Marruecos.

El sector mantiene que esta situación se repite año tras año, por lo que demandan una solución urgente al problema.. Como muestra de solidaridad los ayuntamientos de Correnueva y Carchuna ya hana nunciado quecederán  espacios para que los agricultores puedan deshacerse de los pepinos.