Según pasan los días, y a la espera de la reforma definitiva, la campaña de Solicitud Única de la PAC 2020 cuyo plazo se abrirá el próximo 1 de febrero, arranca con una serie de modificaciones y nuevos cambios en la normativa de aplicación de la PAC en España que poco a poco se van conociendo.

Así, ante los expedientes que se benefician de las ayudas agroambientales los agricultores interesados en mantener los compromisos adquiridos durante este año 2020 podrán volver a solicitar en esta campaña las ayudas agroambientales y de la agricultura ecológica.

Estos casos son aquellos que se adquirieron en el año 2015 por cinco años, con lo cual, el marco de actuación expiró en la campaña agrícola 2019, declara el coordinador de los servicios técnicos de Asaja Sevilla, Antonio Caro que, no obstante añade que, «la propia normativa que regula estas ayudas permite su ampliación hasta dos campañas adicionales, en tanto se acuerda el nuevo marco de ayudas de la PAC post 2020», según recoge Inma Lopera en abc.es.

Por otra parte, en los nuevos cambios se dota de mayor flexibilidad los requisitos de acceso al pago para jóvenes agricultores, en lo que respecta a la fecha de primera instalación, ya que «si se tiene prueba fehaciente de que ha ejercido como responsable de la explotación con anterioridad a su fecha de alta en el régimen de la Seguridad Social, se podrá tomar esta otra fecha como la de instalación, si bien, en estos casos, será necesario que posteriormente a dicha fecha se haya producido el alta en la Seguridad Social», subraya Caro.

Derechos especiales, más información para la solicitud única y nuevos cambios en ganadería y frutales

En cuanto a los ganaderos de vacuno de leche, ovino y caprino que son titulares de derechos especiales y que no hayan solicitado durante dos campañas consecutivas o más, ninguna de las ayudas asociadas para los sectores ganaderos, «perderán, con carácter definitivo, el derecho a recibirlas».

Entre las novedades, Asaja Sevilla critica los ajustes técnicos que se incorporan respecto a la información mínima que debe contener la solicitud única, ya que «cada vez piden más datos, lo que complica sobremanera la realización de los expedientes».

Así, entre los nuevos datos a incluir está, en el caso de superficies de frutales, la especie, la variedad y el año de plantación. En el caso de cultivos hortícolas también habrá que especificar las especies a implantar en la campaña. Además, «se incluye un nuevo campo en el que habrá que informar sobre el destino de los restos del cultivo o de los subproductos y residuos procedentes de la actividad agraria», apunta el coordinador de los servicios técnicos de la patronal agraria.

También se modifica con los nuevos cambios la redacción dada a los requisitos y condiciones que deberán cumplir las superficies de barbecho que pretendan computarse como superficies de interés ecológico, ya que «no deberán haber estado precedidas en la campaña anterior por ningún cultivo fijador de nitrógeno».

Eso sí, en lo que respecta a cualquiera de las líneas de las ayudas europeas, incluyendo los nuevos cambios, Antonio Caro advierte que la PAC 2020, que se empezará a pagar a partir del próximo mes de octubre, «está hecha en base a la normativa existente ahora (PAC 2014-2020) pero depende del presupuesto financiero de la Unión Europea para el ejercicio 2021, que saldrá de la negociación del marco financiero plurianual 2021-2027. Por lo tanto, si hay recortes en el presupuesto, los importes de las ayudas directas se podrían ver recortados».

En este caso, Asaja insta al Fondo Español de Garantía Agraria (Fega), adscrito al Ministerio de Agricultura y encargado de la gestión de las ayudas PAC, a que use el remanente de otras medidas de ayudas para minimizar el impacto económico de un posible recorte en los pagos directos que recibirán los agricultores en esta campaña.