La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Castilla-La Mancha también se manifestará el jueves 12 de diciembre, como ya ha anunciado que lo hará Asaja, ante la sede de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) contra los recortes de agua para regadío que pretende aplicar el órgano confederado y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en el Alto Guadiana.

El secretario regional de UPA CLM, Julián Morcillo, en rueda de prensa, ha asegurado que esta organización agraria estará junto a los agricultores que han decidido manifestarse en contra de la reducción de las dotaciones de agua en el Alto Guadiana.

La UPA, que ha reunido este martes 10 en Ciudad Real a su ejecutiva regional, ha señalado que estarán junto a otras organizaciones agrarias y las comunidades de regantes para manifestar su oposición al recorte del 10 por ciento en las dotaciones de agua que plantea la CHG.

Julián Morcillo ha señalado que este recorte sería «adicional» al que ya vienen sufriendo los agricultores desde hace tres décadas en relación a sus derechos reconocidos y que en estos treinta años es de un 60 por ciento.

Piden que se aborde cuanto antes un proceso de planificación que subsane dichos errores en los Planes de Cuenca

«No aceptamos ningún recorte adicional» a los que ya están sufriendo, ha asegurado Morcillo, quien ha apuntado que no puede ser que los agricultores sigan pagando los «errores» de planificación de la CHG.

El máximo responsable de UPA en la región ha advertido de que es necesario que se aborde cuanto antes un proceso de planificación que subsane dichos errores en los Planes de Cuenca, evaluando correctamente los recursos que tienen los acuíferos en el Alto Guadiana.

A preguntas de los periodistas sobre cuáles son estos errores, ha señalado que existen a la hora de contabilizar la superficie de riego de legal, a lo que se unen también otras deficiencias técnicas en el análisis de que se emplea para calcular cuál es el recurso disponible cada año.

Y ha señalado que en la actualidad, «no se puede entender técnicamente un recorte lineal del 10% para todas las masas de agua, ya que no todas están igual» y algunas, ha indicado, «permanecen estables» y no han sufrido descensos.

Morcillo ha apuntado que UPA plantea que, de momento, no se produzcan recortes en las dotaciones de riego por parte de la CHG hasta que se conozca la pluviometría del invierno y la primavera, y una vez que se sepa lo que ha llovido, se tomen las decisiones correspondientes.

En este sentido, ha indicado que llegado el caso de que no se produjeran precipitaciones en este tiempo, los agricultores estarían dispuestos a aceptar el reducir sus dotaciones de agua, pero, estos recortes, si se produjeran, «deberían llegar una vez conocidas las precipitaciones del invierno y la primavera».