El servicio de protección de la naturaleza de la Guardia Civil, el Seprona, ha localizado en la comarca leridana de la Noguera una nave propiedad de una empresa dedicada a la fabricación, comercialización y distribución de productos fitosanitarios sin autorización.

Según ha informado la Guardia Civil, los trabajadores de la nave tampoco disponían de los elementos de seguridad requeridos, ni la formación indispensable para realizar combinaciones de estos productos.

Asimismo, los responsables de la nave almacenaban partidas de abonos y más de 15.000 kilos de pienso animal, sin separación física con los productos fitosanitarios de uso profesional clasificados como nocivos.

El registro de la nave y la denuncia administrativa pertinente se llevó a cabo el pasado mes de julio, pero agentes del Seprona descubrieron que, pese a ello, no se habían interrumpido los procesos productivos y comerciales, por lo que se acordó realizar una nueva inspección.

Durante el mes de agosto se llevó a cabo una segunda inspección en la nave y, en esta ocasión, se detectó que el responsable de la empresa no había detenido la circulación de los productos inmovilizados, tal como le obligaba la sanción impuesta el mes anterior.

De igual forma, se había vendido una gran parte de los productos inmovilizados y se había seguido con la actividad envasando lotes para la venta con fechas de producción recientes, por lo que se volvió actuar por la fabricación, comercialización y distribución de productos fitosanitarios sin autoriación.

Cabe recordar que el Seprona en Canarias también procedió a la inmovilización y puesta a disposición judicial de una gran cantidad fertilizantes, biocidas, productos fitosanitarios y otros productos químicos, después realizar una inspección rutinaria en una nave de la empresa dedicada al suministro y distribución de abonos de fertilizantes, productos químicos, sita en el polígono industrial del Barranco de la Gallina, en el término municipal de Telde.

A lo largo de la investigación policial que se inició en marzo de 2020, la Guardia Civil pudo constatar que las instalaciones dedicadas a tal actividad no contaba con la correspondiente autorización aunicipal, así como, de la Dirección General de Agricultura del Gobierno de Canarias, por lo que se procedió a la inmovilización de un total de 837.460 kilos de fertilizantes, destacando un total de 63.272 kilos de Nitrato Amónico, 1.465 kilos de Biocidas, 59.080 kilos de productos fitosanitario.