La gestión de las ayudas contra la sequía en comunidades especialmente afectadas como Castilla y León sigue provocando la indignación y enfado de más organizaciones agrarias. Hoy ha sido Asaja de Castilla y León ha criticado hoy «con dureza» que la Consejería de Agricultura y Ganadería haya «excluido a buena parte de las sociedades distintas de las cooperativas y sociedades agrarias de transformación (SAT) de las ayudas contra la sequía.

En un comunicado emitido por la organización, Asaja se ha referido en concreto a las ayudas de bonificación de interés de préstamos para paliar las consecuencias de los efectos de la sequía y heladas en la pasada campaña agrícola, reguladas por la Orden AYG/546/2017 de 29 de junio, y que consideran como un «clamoroso fracaso» de la Consejería de Castilla y León.

Asaja ha pedido una «interpretación flexible de la Orden» o una rectificación del contenido de la misma

A este hecho se han referido como » un duro golpe al asociacionismo» que además se produce «sin motivación alguna ni soporte legal, e incluso contradice en este punto a la Orden nacional que regula la concesión de avales de Saeca y que sirvió de base a estos préstamos»

En opinión de Asaja, los poderes públicos no pueden discriminar en función de la forma jurídica de las empresas, pidiendo como único requisitio que todas se ajusten a la ley y cumplan con sus obligaciones.

Asaja ha pedido una «interpretación flexible de la Orden» o una rectificación del contenido de la misma.

Según esta organización sólo uno de cada cuatro agricultores profesionales han podido solicitar estas ayudas, y entre éstos al 30%  se les ha denegado, por lo que el número de beneficiarios será de unos 10.000, «menos de una cuarta parte de los agricultores y ganaderos de los que en principio recibirían los préstamos». (Fuente: EFEAGRO)