España ha notificado a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) un foco de ántrax detectado en una explotación con ganado bovino de Ciudad Real en la que han muerto 25 reses y 339 han sido vacunadas tras el caso. Por su parte, el servicio de Sanidad Animal de la Junta de Extremadura también ha enviado cinco muestras de animales sospechosos de padecer la enfermedad del carbunco.

Según el informe consultado por Efeagro, el foco de ántrax detectado en Ciudad Real comenzó el 19 de agosto pasado y se dio por finalizado el pasado 3 de septiembre, cuando fue notificado.

Sólo se han visto afectados animales que habían pastado en una zona que habitualmente está cubierta por el río Guadiana. Los animales de cebadero sin salir a comer pasto no se han visto afectados, según el dossier.

Tras la detección de la bacteria que causa el ántrax (o carbunco bacteridiano) los animales fueron retirados de la explotación y vacunados con Antravax.

Asimismo, se han aplicado medidas de control como cuarentenas y eliminación de canales, subproductos y desechos de origen animal.

La bacteria del ántrax, que fue usada en el pasado como arma biológica, puede ser letal y afecta tanto a seres humanos como al ganado. Esta zoonosis puede transmitirse al hombre de tres maneras: por las vías respiratorias, a través de la carne infectada y por las heridas de la piel, pero no se contagia de persona a persona.

EXTREMADURA ENVÍA A ANALIZAR CINCO MUESTRAS DE ANIMALES SOSPECHOSOS DE PADECER LA ENFERMEDAD

El servicio de Sanidad Animal de la Junta de Extremadura ha enviado cinco muestras de animales sospechosos de padecer la enfermedad del carbunco al Laboratorio Central de Sanidad Animal (LACSA) Santa Fe de Granada.

A la espera de recibir los resultados, como medida preventiva se ha puesto en marcha un plan de vigilancia epidemiológica para hacer un seguimiento de varias reses sospechosos de haber contraído la enfermedad, ha informado a Efe la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio.

Asimismo, se están realizando las encuestas epidemiológicas necesarias.

Según el Protocolo de Vigilancia Epidemiológica del Carbunco del Servicio Extremeño de Salud (SES) es una infección aguda causada por el bacilo «anthracis».

Afecta de forma natural a muchas especies de animales herbívoros, como ovejas, vacas y cabras y el grupo de riesgo son los ganaderos que trabajan con estos animales o veterinarios. En España está considerada una enfermedad profesional.

Las personas adquieren la infección por contacto, ingestión o inhalación de esporas, normalmente procedentes de animales infectados o sus productos.